Carolina Moisés sobre las internas en el PJ jujeño: «No tengo tiempo ni ganas de participar»

El Consejo Nacional del Partido Justicialista convocó a elecciones internas para el 17 de noviembre de este año. En Jujuy, la decisión está en manos de los interventores Aníbal Fernández y Gustavo Menéndez, quienes tienen mandato hasta marzo del año que viene. La senadora nacional Carolina Moisés está de acuerdo con la normalización del PJ local, aunque no cree que las elecciones internas sean el camino. «Con la cantidad de problemas que tiene la sociedad argentina, no podemos salir con este tema», afirmó en diálogo con El Submarino Radio (FM Conectar 91.5).

En la reunión del Consejo partidario de este martes, se instó a los senadores peronistas a votar en contra de la ley Bases y convocar a movilizar en la calle el día en que esa iniciativa se trate en el recinto de la Cámara alta. También se definió la conformación de la mesa de Acción Política, que integra Moisés.

Para la legisladora, la situación del partido en Jujuy debe resolverse a través de un «diálogo superador» que lleve al armado de «una lista unidad», en lugar de iniciar un proceso electoral interno. «Yo no tengo tiempo ni ganas de participar», señaló.

Moisés fue dura con el último presidente del partido, el diputado provincial Rubén Rivarola. «No se puede estar de los dos lados del mostrador», apuntó, en referencia al apoyo que le dio al gobernador Gerardo Morales. Y sentenció: «Rivarola nos llevó a un fracaso detrás de otro».

En las elecciones provinciales de 2023, Moisés integró fórmula con Rivarola. Sobre este punto, aclaró: «No fue lo que yo elegí», y agregó: «Yo tuve que hacer el sacrificio de participar con el Partido Justicialista porque creo en la construcción territorial. Y las divisiones terminaban beneficiando a Gerardo Morales».

En la entrevista con El Submarino Radio, Moisés se refirió a los proyectos del Ejecutivo nacional que se debaten en el Senado, y se mostró confiada en que finalmente se rechace.

La normalización del partido

-¿Va a haber internas en el Partido Justicialista? 

-Nuestra carta orgánica exige que vayamos a elecciones internas, aunque usualmente no se hacen. De hecho, hace más de 20 años que no se produce una elección interna para cargos partidarios, pero es un requisito que se debe cumplir ante la justicia electoral. Si no lo hacemos, corremos el riesgo de que la justicia nos intervenga. La reunión de ayer fue el paso siguiente al Congreso Nacional del partido, que se hizo el 20 de marzo, donde Jujuy fue protagonista porque se aprobó prórroga de la intervención del Partido Justicialista Distrito Jujuy hasta marzo del año que viene. Ahora se decidió convocar a internas nacionales. El objetivo es terminar en una lista unidad, o en los lugares donde se deba generar una elección, se lo hará.

-¿Y en Jujuy? 

-Jujuy, como cada uno de los Partidos Justicialistas provinciales, tiene personalidad jurídica propia. En este caso, serán los interventores Aníbal Fernández y Gustavo Menéndez quienes decidan en qué momento se convoca elecciones internas, si la unifican junto con el proceso nacional. Eso todavía no está definido. Yo considero que es necesario avanzar en la normalización del partido en Jujuy, porque en algún punto la intervención tiene que concluir. La intervención tuvo un objetivo, que fue sacar a las anteriores autoridades porque no cumplieron con el mandato de la representación del peronismo, por el rol que tuvieron en el proceso de reforma constitucional y no cumplir con el rol opositor dentro de la legislatura de Jujuy respecto al gobierno de Gerardo Morales. Esas son las razones por las cuales las autoridades del partido fueron de alguna manera castigadas.

-Ese sector sigue activo y presente en el partido. 

-Sí, sigue estando vigente. De hecho, vemos que muchos diputados provinciales que responden a esos sectores hoy acompañan al gobierno de Sadir en cuestiones como la ley de ajuste, por ejemplo, que se está tratando en la Legislatura.

-¿Usted qué opina? ¿Debería haber elecciones internas?

-Yo creo que hoy, con la cantidad de problemas que tiene la sociedad argentina, y la crisis económica que estamos pasando, y los problemas reales que tiene la gente, no podemos salir con este tema. Tenemos que encontrar los mecanismos de debate interno que nos permitan llegar a un consenso, construir una lista unidad y generar un bloque programático para construir una propuesta superadora para Jujuy. Necesitamos recuperar el músculo del Partido Justicialista, la participación de nuestros militantes, de nuestros afiliados, en el fortalecimiento de nuestros cuadros dirigentes, en la formación de nuevos cuadros políticos. Esa es la tarea interna que debemos hacer, y no sostener peleas que no tienen ningún sentido, diferencias que en definitiva son secundarias. Hay demasiados problemas y sería una irresponsabilidad si nos ocupamos de los problemas internos.

-¿Cuál sería el camino para normalizar el partido, entonces? El año que viene hay elecciones legislativas. 

-Yo convoco a todos los compañeros y compañeras a que nos juntemos en el partido, debatamos nuestras propuestas, confrontemos nuestras ideas, construyamos una actitud de diálogo superador y constituyamos una lista unidad o un esquema de trabajo colectivo, y que llevemos a la normalización del partido sin exigirle a la sociedad jujeña que tenga que pasar por un proceso de peleas que, la verdad, yo no tengo tiempo ni ganas de participar. Y estoy segura de que la sociedad tampoco. La sociedad hoy quiere soluciones, respuestas; quiere que la defendamos, que la representemos, que peleemos para que bajen las tarifas, para que mejoren los servicios, para que se resuelvan los problemas, y no que formemos parte de los problemas.

-¿Cree que es posible ese camino del diálogo y la búsqueda de consenso? 

-La verdad es que no somos tantos. Ya hemos pasado por un proceso interno el año pasado. De hecho, nosotros hemos ganado las PASO junto con Guillermo Snopek. Están los espacios políticos de la interna del peronismo, todos sabemos quiénes son. Está Leila (Chaher) con La Cámpora, los movimientos sociales, el sector de Juan Grabois, los renovadores… Entonces, yo digo que nos juntemos todos a conversar y a construir una propuesta. Es importante saber qué queremos hacer con el peronismo, cómo queremos representar a los ciudadanos, cómo acercarnos a la gente, cómo generar un diálogo con la gente y no perder el tiempo peleándonos entre nosotros.

El camino de Rivarola

-¿Tomaría un café con Rubén Rivarola?

-Yo creo que Rubén Rivarola tomó una decisión hace mucho tiempo. No se puede estar de los dos lados del mostrador. No se puede querer ser la cabeza del peronismo y al mismo tiempo negociar todo con Gerardo Morales. No se puede votar la reforma constitucional y después pretender que la gente lo acompañe y lo respalde, y formar parte del Partido Justicialista. O estás de un lado o estás del otro. Rivarola nos llevó a un fracaso detrás de otro. La sociedad con Gerardo Morales constituyó un peronismo perdedor; es decir, perdiendo, ganaba. Y nos fue llevando a ser una minoría.

-¿Se terminó la era Rivarola en el PJ de Jujuy? 

-Que Rubén siga su camino. Ya está, perdió la elección provincial, perdió las PASO saliendo tercero lejos, perdió el Partido Justicialista sobre la base de sus propias decisiones y de la decisión soberana de quienes votan. Esto no es una cuestión personal; es una cuestión política. Él tomó su camino y nosotros fuimos críticos de ese camino. Yo creo que el rivarolismo intoxicó al partido. La intervención, que yo consensué junto a Alberto Fernández el año pasado, fue una decisión política muy fuerte que mostró voluntad de la conducción nacional y mía como representante de uno de los sectores internos más fuertes, en acuerdo incluso con Guillermo Snopek, que era el líder del otro frente justicialista que se presentó a la elección.

-Usted integró la fórmula para la gobernación junto a Rivarola en 2023. 

-Yo formé parte de la fórmula provincial, del esquema del frente Unión por la Patria, porque el Partido Justicialista no es una persona. Los peronistas somos muchas cosas y representamos muchas cosas. Yo era un sector interno que enfrentaba a su espacio, porque entiendo que el peronismo justamente es otra cosa y es lo que tenemos que construir. Pero es una página pasada. Creo que los jujeños dimos vuelta la página el año pasado y hubo un antes y un después de la reforma constitucional. Están los que se pusieron del lado de la reforma, del lado de Gerardo Morales, y estamos los que nos pusimos del lado de la gente, del lado de los trabajadores, del lado de los sindicatos y del lado del proceso de construcción que necesitamos. Y hubo una valoración de la sociedad jujeña, con premios y castigos.

-Más allá de pasar la página, ¿qué balance hace ahora del proceso electoral del año pasado?

-Después de las PASO, después de la gran disputa que hubo incluso con Gerardo Morales como candidato a vicepresidente, después de la elección general, donde casi ganamos con Sergio Massa la presidencia, y después del balotaje, el resultado es que hay dos senadores por La Libertad Avanza. La gente, con total humildad y agradecimiento, eligió la opción que nosotros representamos, por encima incluso de todo el poder de Gerardo Morales, de la caja del gobierno y de su sociedad con ese peronismo residual. Eso ya está superado. Ahora tenemos que mirar al futuro y ser capaces de encontrar los dispositivos del debate interno que nos permitan construir para adelante. Sobre lo que hagan los demás, paso.

-¿Fue un error hacer fórmula con Rivarola? 

-No fue lo que yo elegí. Yo era precandidata a gobernadora y Rubén era precandidato a gobernador. Guillermo Snopek y Juan Cardozo salieron con otro frente. Yo tuve que hacer el sacrificio de participar con el Partido Justicialista porque creo en la construcción territorial. Y las divisiones terminaban beneficiando a Gerardo Morales. Entonces, para mí el camino era fortalecer al Partido Justicialista. No porque estuviera de acuerdo con Rivarola, sino porque era necesario, dentro de mis responsabilidades como líder de un espacio político, construir listas competitivas en todas las localidades para tener más intendentes, más concejales, más diputados provinciales, y no pasar por el fracaso que habíamos pasado en 2021. En ese sentido, estoy segura de que yo no hubiera llegado a ser senadora si no hubiera seguido en el PJ. Guillermo Snopek y yo hemos sabido construir con fortaleza, con generosidad, pero sobre todo con mucho trabajo, esta posición renovada del Partido Justicialista. Hoy ambos estamos cumpliendo con los mandatos que nos dio el pueblo jujeño, él en la Cámara de Diputados y yo en el Senado. No hablemos más para atrás, miremos para adelante, porque ya la sociedad jujeña dio vuelta la hoja y el peronismo en Jujuy también tiene una etapa superada con la conducción anterior.

La Ley Bases

-Hablando del rol en el Congreso, el PJ Nacional instó a los gobernadores peronistas que rechacen la Ley Bases, el paquete fiscal y también el DNU 70. ¿Cómo está viendo el debate? 

-Se ha debatido durante toda la semana pasada y esta semana también. Hemos logrado tener la participación de muchos actores importantes que nos dieron su visión sobre aspectos que era necesario aclarar. Entiendo que tenemos una gran oportunidad de bloquearla en el Senado. Estamos trabajando en eso. Porque además en muchísimos aspectos es inconstitucional. Y en la gran mayoría de los cambios estructurales que plantea el gobierno, no encontramos que hayan beneficios suficientes para la sociedad argentina. Al contrario, es bastante negativa. Porque concentra mucho más los sectores económicos y deja sin resguardo a los sectores más vulnerables de la sociedad y genera una reforma laboral encubierta.

-La reforma laboral despierta mucho debate, más allá de este proyecto en particular. ¿Qué opina? 

-Nosotros creemos que es necesario trabajar y pensar el mundo del trabajo con las políticas modernas, adaptándolo a nuevas necesidades, pero de ninguna manera eliminando derechos que ya se han conquistado, sino buscando una forma superadora de entender la realidad del mundo laboral desde un punto de vista más equilibrado. Hay que mantener los derechos de los trabajadores encontrando algunas otras herramientas que vayan más allá del corsé de ser empleado en blanco o empleado en negro. Me parece que el debate es mucho más profundo.

-¿Y sobre el tema previsional? 

-También en esta ley hay una reforma previsional encubierta, que supone llevar la edad jubilatoria de la mujer a 65 años y eliminar la moratoria. En provincias como la nuestra, especialmente en el NOA, la moratoria ha sido una herramienta muy importante para que mucha gente pueda tener acceso a la jubilación, a pesar de no tener la totalidad de los aportes. Porque somos una provincia que tiene una historia de trabajo en negro. Muchos trabajadores y trabajadoras se esfuerzan de manera permanente, pero les cuesta mucho llegar a los 30 años de aportes. Entonces, el sistema de la moratoria es óptimo para contener a la tercera edad y que sea atendida como corresponde.

-Si la ley no se aprueba en el Senado, ¿cómo sigue el trámite?

-Si se rechaza en el Senado, se terminó el proceso y el Poder Ejecutivo solamente puede avanzar a través de proyectos individuales. No se puede volver a tratar la ley como está planteada por al menos un año. Más allá de las cuestiones de fondo, en la forma en que está planteada la ley, literalmente es un mamarracho. Me sorprende muchísimo que esto haya pasado por la Cámara de Diputados y que tengamos una media sanción que técnicamente es muy deficiente. Hay contradicciones, errores de forma. Hay gente que en la Cámara de Diputados ha operado mucho esta ley, como Pichetto, Monzó, López, de la Coalición Cívica, la propia Silvia Lospenatto, a quienes conozco, y sé su calidad parlamentaria para poder revisar este texto. Por lo tanto, no creo que haya sido ni un descuido, ni una falta de capacidad legislativa para poder subsanar estos errores, sino que realmente la ley ha sido muy mal redactada. De hecho, creemos que la han redactado estudios jurídicos privados.

-¿Dice que está mal redactada a propósito?

-No, no digo que a propósito. Digo que está mal redactada porque hay un desconocimiento profundo de lo que es la cuestión institucional y de cómo se redactan leyes, decretos y la normativa que hoy sostiene el sistema democrático. Hay una falta de conocimiento que se subsanaría si se hubieran puesto a trabajar bien. Pero bueno, ya sabemos cómo empezó esto. De hecho, la primera ley se cayó justamente porque estaba muy mal armada. Y en segundo lugar, hay intencionalidad política. Es una ley muy tramposa. En Jujuy nosotros hemos vivido algo similar con la reforma constitucional, donde había cuestiones que se planteaban en un lugar, pero en realidad estaban en otro artículo.

-¿Cómo están los números? 

-En este momento nosotros tenemos 35 o 36 votos. Hacen falta 37, tanto para aprobarla como para rechazarla. Hay una cantidad de diputados de La Libertad Avanza, del PRO, de la Unión Cívica Radical y algunos bloques dialoguistas, como se los llaman, que ya han expresado su voto a favor de la ley. Por otro lado, los 33 senadores del bloque Unión por la Patria, del cual formo parte, y un par más, ya expresaron su rechazo a la ley. Y en este momento estarían quedando unos seis o siete senadores que están sin definición. Era necesario este proceso de consultas que hemos iniciado en el plenario. Entiendo que algunos senadores nacionales están trabajando propuestas de cambios en la ley, o sea, que están dispuestos a votarlas a favor pero con modificaciones. Y hay otros que todavía no tienen una definición, y que confío plenamente en que pueden oponerse.

Dejá tu comentario. [Nos reservamos el derecho de eliminar los contenidos ofensivos o discriminatorios.]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Debatieron el proyecto de Ley Bases en el PJ: Críticas y rechazo

El polémico proyecto de Ley fue debatido entre la Senadora Carolina Moises, diputados provinciales, referentes de la cultura, dirigentes políticos, concejales ...