Destacamos

Desobediencia: el camino hacia la Verdad, la Memoria y la Justicia

Por Rodrigo Zapana (Para H.I.J.O.S. Jujuy)

El pasado miércoles 27 de marzo, se presentó en el aula de Posgrado de la Facultad de de Humanidades y Ciencias Sociales el libro titulado “Escritos Desobedientes”, perteneciente al Colectivo Historias Desobedientes, el mismo es un compendio de numerosos relatos de hijas, hijos y familiares de genocidas que hoy abrazan la causa por la memoria, la verdad y la justicia desde un espacio nunca antes abordado.

La actividad estuvo organizada por H.I.J.O.S. Jujuy y la Asociación Jujeña de Ex Presos Políticos y contó con la participación de representantes de diferentes organismos de DD. HH., docentes, estudiantes y público en general.

La mesa estuvo coordinada por el docente e investigador Lucas Perassi, quien realizó valiosos aportes, tanto desde lo literario como lo sociológico para enriquecieron el abordaje de cada una de las presentaciones y las experiencias que se compartieron posteriormente. El académico reivindicó y ahondó sobre el concepto de la desobediencia señalando a través de una cita del autor alemán Erich Fromm: “Las personas adquirimos la libertad fundamentalmente a través de actos de desobediencia.

Temer a la libertad es sinónimo de no atreverse a decir no. En verdad, la libertad y la capacidad de desobediencia son inseparables, de ahí que cualquier sistema social, político y religioso que proclame la libertad, pero reprima la desobediencia no puede ser sincero”, acotó.

Mediante la proyección de una pieza audiovisual, se dio inicio a la presentación explicando y fundamentando la experiencia del Colectivo Historias Desobedientes desde sus inicios, marcando como punto de encuentro el 25 de mayo de 2017, momento en el cual el gobierno nacional pretendió beneficiar con prisión domiciliaria y hasta con reducción de penas a los genocidas condenados por crímenes de lesa humanidad que cumplieron tareas durante la última dictadura militar. “Fue entonces cuando empezamos a dar nuestros primeros pasos como una organización colectiva de quienes tienen un vínculo filiatorio con genocidas”, mencionaron en su presentación.

Nancy Morales, una de las tres integrantes del Colectivo y encargada de la difusión de Escritos Desobedientes, se identificó como hija del represor jujeño Enrique Morales, quien se desempeñó como Comisario de la Unidad Regional N°9 de la ciudad de San Pedro de Jujuy. Ella señaló que después de tomar conocimiento sobre el rol que su progenitor tuvo en los años 70, permaneció alejada del mismo por más de doce años.

“Cuando hablé con mi padre, me dijo que no tenía nada de lo cual arrepentirse. Fue algo muy duro para mí”, sostuvo. Años más tarde tuvo contacto con Liliana Furió, hija de otro genocida, con quien empezó a dar los primeros pasos hacia una actividad militante y organizada.

Por otro lado, narró la historia de una de las víctimas de su padre de nombre Jenny Aquin Exeni, a quien conoció de niña en una fiesta familiar donde el represor Enrique Morales la presentó como su pareja. Jenny había sido secuestrada y torturada, tiempo más tarde resultó embarazada y Nancy perdió su rastro. “Me dijeron que había dado en adopción a su bebé y que luego ella se había ido a vivir al sur, pero a mí siempre me resultó muy raro”, recordó. Años más tarde, Nancy pudo dar con el paradero de Jenny y animarla a prestar declaración en el 5to juicio por crímenes de lesa humanidad y hacer público los terribles momentos que atravesó en manos del ya fallecido genocida Enrique Morales.

Laura Delgadillo, otra integrante del Colectivo, resaltó: “A medida que íbamos avanzando, los periodistas internacionales nos hicieron notar que esto es algo inédito en el mundo. Sin ir más lejos, en Alemania existen casos de hijos de soldados Nazis que se expidieron en contra de sus padres, pero de forma individual, jamás se organizaron para pronunciarse políticamente como lo hacemos en nuestro espacio”.

Posteriormente, señaló de forma tajante, que es incorrecto denominar “represores” a los policías, gendarmes o militares que participaron de secuestros y asesinatos durante aquellos años, “represores son los que le están pegando hoy a los jubilados, maestros y trabajadores, esos son represores, nuestros padres fueron genocidas y participaron de una masacre sistemática y programada para torturar y matar”, añadió.

Como punto a destacar, Laura mencionó que actualmente se encuentran impulsando la modificación de los artículos 178 y 242 del Código Procesal Penal, algo que les permitirá validar ante la Justicia, todas las pruebas y testimonios que puedan presentar en contra de sus familiares imputados.

Liliana Furió, relató con pesar, que en numerosas oportunidades intentó interpelar a su padre, condenado a prisión perpetua, para que revelara la información que tenía en su poder. “Yo quería que me contara dónde llevaron a la gente que desaparecieron, y dónde están los bebés y nietos que todavía están buscando. Pero me dijo que no se arrepiente de nada de lo que hizo, y que, si tuviera que repetirlo, lo volvería a hacer. Fue muy frustrante y devastador para mi darme cuenta de que jamás hablaría. Todo lo contrario, hasta reivindica aquel horror”, se lamentó.

Liliana además recordó los primeros días en que el colectivo de hijxs de genocidas apareció en el escenario de los organismos de Derechos Humanos. “Al principio fue algo muy duro, algunos nos miraban y decían: ¿Y estos de dónde salieron? Otros nos reprochaban diciendo: ¡Ahora recién se acuerdan! Incluso durante la presentación de este libro en Gualeguaychú, donde nos acompañó Norita Cortiñas, nos dijo: Nosotros nos mirábamos y decíamos que ustedes son un armado para infiltrarse. Fue algo que nos dio mucha risa porque de alguna forma tiene sentido, y más en una coyuntura como la actual”, describió.

Por último, Eva Arroyo, de H.I.J.O.S. Jujuy, agradeció la predisposición de las autoridades de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales “por su particular compromiso con los procesos que tienen que ver con la memoria, la verdad y la justicia”, expresó.

“Al principio nos preguntamos si era correcto vincularnos o no con este colectivo que estaba surgiendo, por lo que decidimos esperar a ver cómo se desarrollaba su propio proceso”. Mencionando además que la llegada de Nancy Morales a la provincia les permitió ahondar en la articulación y confluencia de ambos espacios de lucha.

“¿Cómo no vamos a pensar que estas compañeras están de este lado de la vereda si se habían atrevido a deconstruir su propia historia familiar al punto de replantearla críticamente y despegarse de ella para construir otro camino, uno propio, que vaya en contraposición con esa otra historia que ahora repudian y que las pone automáticamente de nuestro lado? ¡Esto es algo indiscutible!”, sostuvo Arroyo.

Finalmente, explicó que desde H.I.J.O.S. Jujuy se suman a abrirles un espacio que permita al colectivo impulsar la reforma del Código Procesal Penal a fin de que sus testimonios, muchos de los cuales están volcados en el libro Escritos Desobedientes, sean incluidos en las distintas causas contra sus padres y familiares que participaron y fueron cómplices de los crímenes de la última dictadura militar.

x

Check Also

Se realizó el Festival por los Derechos Humanos a beneficio del Hospital de Niños

La Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia que depende del Ministerio de Gobierno, realizó el festival “Por los Derechos Humanos” ...