El empleo registrado marcó su tercera baja consecutiva en febrero

El empleo registrado sufrió en febrero su mayor caída neta mensual desde el 2002, cuando transcurrió una de las crisis económicas más profundas de la historia argentina.

Según datos de la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL), que publica la Secretaría de Trabajo, tuvo lugar una contracción del 0,3% en comparación con enero, que alcanzó el 0,9% si se analiza el período de tiempo comprendido entre noviembre del 2023 y el segundo mes del año.

De esta manera, durante febrero se anotó la mayor caída neta para ese mes en más de dos décadas.

Esto tuvo lugar en simultáneo con una profunda depreciación del poder adquisitivo de los salarios, del orden del 24%, según la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE), con la baja cuatrimestral más abismal de la historia del índice, superando incluso a la marca registrada durante la crisis del 2001.

La disminución del empleo registrado en el sector privado afecta a empresas de todos los tamaños, con reducciones que oscilan entre el 0,2% y el 0,4%. Las compañías más impactadas son las que cuentan con entre 50 y 199 empleados, lo que corresponde a las PyMEs, con una caída del 0,4% en el número de trabajadores.

Pese a los malos indicadores, la tasa de despidos, que se calcula considerando «los despidos sin causas, la finalización de período de prueba y la finalización de obra (en el caso de la Construcción)», según describió el escrito, es la menor de los últimos tres meses: 0,5%.

El empleo registrado cayó a niveles de 2002: cuáles fueron los sectores más afectados en febrero.

«Este comportamiento resulta habitual en contextos de caída de la actividad económica. El nivel de empleo se ajusta principalmente a partir de la reducción de las incorporaciones de personal y no tanto por el aumento de las desvinculaciones, ya sean decididas por las personas o por las empresas», argumentó el documento.

Construcción, el sector más afectado por la caída del empleo formal

Respecto a los sectores más afectados, se observa una contracción del nivel de empleo en todos los sectores de actividad con distintos niveles de intensidad.

Comercio, restaurantes y hoteles registró una caída de 0,1%, la industria manufacturera y los servicios comunales, sociales y personales presentaron, ambas, una reducción de 0,2%, y transporte, almacenamiento y comunicaciones, al igual que servicios financieros a las empresas, mostraron bajas del 0,3%.

Sin embargo, fue el sector de la construcción el que sufrió el mayor declive, con una profunda baja del 1,3%. De esta manera, el sector mantiene la tendencia negativa que se viene vislumbrando desde agosto de 2023 y acumula una reducción anual del 11,2%.

En cuanto a la región con mayor caída del empleo, en el aglomerado de Gran Buenos Aires se observa una mayor reducción de los puestos de trabajo (del 0,4%), mientras que en el conjunto de los aglomerados del interior del país la caída fue moderada (del 0,1%).

Dejá tu comentario. [Nos reservamos el derecho de eliminar los contenidos ofensivos o discriminatorios.]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Desempleo y pobreza, las mayores preocupaciones de los argentinos

El gobierno de La Libertad Avanza cumplirá seis meses de mandato desplegando un fuerte ajuste que tiene graves impactos en la ...