Gerardo Morales repudió la detención del golpista Camacho en Bolivia 

El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, consideró un «acto de persecución política» la detención de Luis Fernando Camacho en Bolivia, acusado de participar del golpe de estado contra Evo Morales en 2019.

«Causa grave preocupación la situación que está viviendo el Gobernador de Santa Cruz en Bolivia, quien fue detenido en circunstancias dudosas y poco claras, que están dando lugar a serios y diversos cuestionamientos a nivel local e internacional», escribió el mandatario jujeño.

Se trata de la única figura de la política argentina que se pronunció ante la detención de Camacho, que fue detenido este miércoles en Santa Cruz y trasladado a La Paz, acusado de terrorismo por su participación activa en el golpe de Estado que derrocó a Evo Morales en noviembre de 2019, tras el cual asumió Jeanine Áñez.

El propio Camacho había contado cómo coordinó junto a su padre el paro de la Policía y el Ejército para dar el golpe contra Evo con grupos paramilitares.

Gerardo Morales vaticinó que la detención de Camacho «puede significar el comienzo de un nuevo periodo de profunda inestabilidad política que va a dañar al pueblo boliviano», y llamó a que «Organismos Internacionales de Derechos Humanos activen de inmediato los mecanismos que el derecho internacional contempla frente a estos actos de persecución política que violentan los pilares de la democracia y del Estado de Derecho en toda la región».

Pasadas 24 horas de la detención de Camacho, no se conocieron posicionamientos similares de parte de otros referentes de Juntos por el Cambio, como Patricia Bullrich, Mauricio Macri u Horacio Rodríguez Larreta.

La Fiscalía General del Estado Plurinacional de Bolivia aclaró este jueves, a través de un comunicado, que el gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, fue aprehendido en el marco del caso de investigación «Golpe de Estado I» y descartó que se haya tratado de un secuestro o persecución política. Se trata de la causa abierta por el golpe de estado contra Evo Morales en 2019 por la que fue encarcelada la expresidenta de facto Jeanine Añez y funcionarios de su gobierno ilegal.

«La decisión fiscal no se trata de un secuestro o persecución política, por el contrario, fue emitida en el mes de octubre de la presente gestión y cuenta con control jurisdiccional del Juez Décimo de Instrucción en lo Penal del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz», informó la Fiscalía General.

Cuando se produjo el golpe contra Evo Morales, el embajador argentino en Bolivia era Normando Álvarez García, quien está siendo investigado por la justicia de ese país por su supuesta participación en la maniobra por la cual el gobierno del entonces presidente Mauricio Macri envió armas para, presuntamente, apoyar el derrocamiento de Evo.

Actualmente, Álvarez García es ministro de Gobierno y Justicia de Jujuy y su nombre suena como posible candidato a vicegobernador en las elecciones provinciales que se celebrarán el próximo 7 de mayo.

Dejá tu comentario. [Nos reservamos el derecho de eliminar los contenidos ofensivos o discriminatorios.]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

La minera Sales de Jujuy presentó su Informe de Sustentabilidad 2022 en la legislatura

Este martes, en el salón Dr. Manuel Padilla de la Legislatura, diputados de diferentes comisiones participaron de la exposición del Informe ...