Destacamos
Vivky Sofía Cortez, Dalma Ávalos, Lourdes Rubelt y Alejandro Cruz, los estudiantes jujeños que participaron del Foro en Formosa.

Los adolescentes quieren educación sexual y se hacen cargo: organizan sus propias capacitaciones

Estudiantes secundarios de 17 provincias se reunieron entre el 10 y el 12 de julio en Formosa, en el segundo Foro de Centros de Estudiantes. Cuatro adolescentes de Jujuy participaron en los talleres y mesas, y sobre todo intercambiaron ideas y situaciones con sus pares de otras regiones. Volvieron con ganas de compartir la experiencia con el resto de los Centros de Estudiantes (CE) de la provincia, y de ponerse en acción para hacer respetar sus derechos. La Educación Sexual Integral (ESI) y el modo en que se brindan las clases son dos de los temas que más les preocupan.

Cinco escuelas jujeñas querían participar del Foro, pero solo pudieron viajar los representantes del CE de la Técnica 2 de San Pedro de Jujuy. Los estudiantes de la Escuela de Minas Dr. Horacio Guzmán, de la Técnica 1 Escolástico Zegada, de la Normal y de la La Salle, todas estas de San Salvador de Jujuy, vieron frustrados sus deseos.

El viaje de los chicos de San Pedro se pudo concretar gracias al empeño de la profesora Nilda Aguilera, quien buscó apoyo no solo en la Secretaría de Bienestar Estudiantil del Ministerio sino también en legisladores provinciales de la UCR. Las gestiones fueron infructuosas. Finalmente, el viaje fue posible gracias al aporte del propio gobierno de Formosa, que se hizo cargo de la estadía de la delegación.

En representación de la provincia fueron cuatro integrantes del CE de la Técnica 2 de San Pedro: la presidenta Lourdes Rubelt; el vicepresidente Alejandro Cruz; la secretaria Vicky Cortez, y la tesorera Dalma Ávalos, acompañados por la profesora Nilda.

A partir de la experiencia en Formosa quedaron en evidencia las dificultades que tienen los adolescentes de Jujuy para organizar los Centros de Estudiantes, por la falta de las resoluciones ministeriales que formalicen la actividad y del apoyo de los directivos. Así es como los CE no cuentan con espacios propios dentro de los establecimientos ni tienen el reconocimiento oficial de las autoridades para plantear inquietudes, presentar demandas o hacer propuestas.

Los chicos sienten que no se toma en serio el Centro de Estudiantes. “Dicen que son para los vagos, pero es la voz de todos los alumnos del colegio”, señalan. “No quieren Centros de Estudiantes ni tampoco quieren ESI”, coinciden profesoras de distintos establecimientos. “Los chicos están enojados”, agregan.

En Formosa se debatió la posibilidad de unificar los estatutos de los Centros de Estudiantes de todo el país. Por otra parte, todas las provincias que enviaron representantes están organizando encuentros locales con la mayor cantidad de CE, donde quienes asistieron al Foro puedan compartir y socializar la experiencia.

En Jujuy, los jóvenes planean juntar a todos los CE una vez terminadas las vacaciones de invierno. “No vamos a guardarnos lo que aprendimos allá, lo vamos a compartir con todos”, afirma convencida Dalma Ávalos, y agrega: “Así para el tercer Foro podemos ir más de acá”.

Durante los tres días que duró el encuentro en Formosa, los chicos y chicas participaron de mesas, grupos y talleres. “Fue maravilloso -cuenta Vicky Cortez-. Me gustó mucho porque me di cuenta de que allá están abiertas las puertas para que los jóvenes sean escuchados, expresarse y decir lo que piensan. Eso fue muy lindo porque no hay muchos lados que sea así. Acá en Jujuy no es así”.

Vicky participó de la Mesa de Gestión. “Planteamos las problemáticas de las escuelas de cada provincia. Los chicos contaban cosas como que tienen miedo de que se les caiga el techo del aula, y cosas así que están sucediendo en el país”.

“Lo importante es que los chicos no teman a la hora de hablar. Algunos tienen miedo porque dicen que los profesores no les llevan al apunte -continuó Vicky-. Lo mismo a la hora de aprender. Hay profesores que nos tratan de vagos, pero lo que pasa es que estamos aburridos de hacer lo mismo todos los años, estar sentados y copiar de los libros”.

En esa misma línea se expresó Dalma: “Yo hice un taller de actividades creativas, y de ahí me salieron muchas ideas para hacer en el colegio, en la enseñanza, para que se modernice un poco. Pero para eso tenemos que poner algo las dos partes, docentes y alumnos”.

‘La ESI, mucho más que el acto sexual’

La capacitación en Educación Sexual Integral (ESI) es una demanda permanente de parte de los adolescentes. Aparece cada vez que encuentran un espacio donde expresarse. Lo cierto es que la participación de los estudiantes se habilita solo en espacios controlados, como el Parlamento Juvenil. “No quieren que los chicos sean protagonistas”, se lamentan algunas docentes.

Como era esperable, fue uno de los temas más convocantes en el Foro. Los chicos volvieron con la cabeza abierta, como dicen. Y con un montón de ideas y certezas.

A pesar de que la implementación de la ESI está determinada por una ley nacional, lo cierto es que los adolescentes no la están recibiendo de manera sistematizada y permanente. En algunas escuelas, simplemente, hay algún tipo de asesoría, a cargo de una médica o una enfermera, que está disponible para responder inquietudes de los estudiantes. Pero “medio escondido”, dicen los pibes.

“Queremos que no solamente nos enseñen a ponernos un chip y nada más”, dice Dalma, en referencia al implante anticonceptivo.

Lo que quieren es que les expliquen algo más que lo que ya saben. Varios testimonios coinciden: “Que nos enseñen bien, como corresponde, porque nos explican cosas obvias, que ya sabemos. No nos pueden explicar cómo ponernos un forro”, se quejan.

Hay un tema que les preocupa y sobre el que no están recibiendo suficiente información: las enfermedades de transmisión sexual. “Porque no es solamente que te podés quedar embarazada, sino que hay un montón de virus que nosotros no sabemos”, dicen.

“Lo que a la gente le viene a la cabeza cuando piensan en ESI es el acto sexual, pero es mucho más que eso”, dice Dalma. Y coincide con varios compañeros suyos en la necesidad de recibir información sobre puestos sanitarios, bullying, maltrato, abuso y diversidad sexual.

La falta de preparación de los docentes y la inexistencia de políticas educativas activas se ponen en evidencia en particular con los y las adolescentes transgénero. Allí aparecen todos los lugares comunes de lo que no debería ser. “Una profesora dice que esos chicos están enfermos y que tienen que ir al psicólogo, porque tienen desorden mental”, reveló uno de los estudiantes. Y otra analizó: “Los profesores están chapados a la antigua y no respetan, no les parece bien”.

La demanda de información y formación es contundente. Es que los pibes y pibas ya se enteraron de que es su derecho. Y que deben recibir ESI de parte de personas capacitadas para ello. Este fue uno de los puntos que aparecieron en las charlas que tuvieron en Formosa: el nivel de preparación de los profesores.

Lo cierto es que hay profesores -hay quienes dicen que la mayoría- que no quieren tocar estos temas. Cuando reciben la queja de sus alumnos, los mandan a buscar a Google. “Pero nosotros no sabemos qué buscar. Y no es que somos tontos, es que no sabemos”, advierten.

Con determinación y energía, entonces, los y las adolescentes se cargan la mochila al hombro y están dispuestos a ponerse al frente de la cuestión. El plan es sencillo: “Un profesor no capacitado no puede darnos este tipo de clases. Por eso vamos a hacer un taller para capacitarnos nosotros y que los propios alumnos enseñen a los profesores para que nos den libremente los talleres de ESI”, anuncian con determinación.

Consulta el Padron
x

Tal vez te interese

Estudiantes disfrutaron de la historia de Jujuy

Estudiantes de nivel Primario y Secundario de la Provincia conocieron la historia jujeña a través de la obra de teatro “Belgrano ...