Destacamos
yala tala de arboles

Tras la renuncia de Giménez por la tala en Yala, anuncian un plan de remediación

yala tala de arbolesLucio Giménez renunció a su cargo al frente de la Secretaría de Biodiversidad, tras haber sido denunciado como responsable de una tala indiscriminada de árboles en la localidad de Yala. En tanto, el Ministerio de Ambiente dio a conocer el informe sobre el episodio y anunció que se implementará un plan de remediación para mitigar el daño. 

El gobernador Gerardo Morales también dispuso una investigación para establecer las responsabilidades de todas las partes intervinientes, e instruyó la apertura de un sumario al guardaparques del Parque de Potrero de Yala que justificó la tala de pinos de dicha área protegida, entre otras medidas.

Por su parte, la ministra de Ambiente, María Inés Zigarán, organiza en estas horas un encuentro con los vecinos de la zona para informarles sobre el plan de remediación ambiental que se implementará a raíz de la tala de árboles en el Parque, y sobre la actualización del Plan de Manejo del área que llevará adelante Biodiversidad. Del encuentro, adelantaron, participará el gobernador.

«La posición de este gobierno que encabeza Gerardo Morales y que eventualmente me toca ejecutar desde el Ministerio de Ambiente es determinante respecto al propósito de convertir a Jujuy en una provincia verde», aseguró Zigarán en un comunicado, y agregó: «Para alcanzar esto, somos categóricos: transparencia, consulta, participación, ética en la gestión pública y cumplimiento de las normas”.

En relación al episodio de la tala de árboles, la funcionaria informó del hecho a la Fiscalía de Estado y la Oficina Anticorrupción para que actúen según corresponda. 

Zigarán recordó que el Parque Provincial Potrero de Yala es un área protegida, Zona Núcleo de la Reserva de Biósfera de las Yungas y Área Importante para la Conservación de las Aves (AICA). «Por ello, debieron extremarse los recaudos para garantizar el equilibrio y la funcionalidad ecosistémica”, declaró.

Los hechos

Según se desprende de la investigación, se procedió a la tala de alrededor de 90 árboles correspondientes a la especie exótica conocida como pino, todos de un diámetro promedio de 30 centímetros, y de 20 a 30 años de vida. Este hecho tuvo como fecha de inicio el día jueves 5 de agosto, y se extendió hasta el sábado 27 de agosto último.

Los ejemplares talados reunían características que los convertían en especies de valor comercial. Por otra parte la tala fue realizada sobre pendiente, por lo que el proceso de selección de las especies a extraer debió estar precedido de estudios técnicos específicos.

Según el informe técnico de Ambiente, «en términos de seguridad, la extracción de los pinos incrementó el riesgo de deslizamientos y desmoronamiento del sustrato, ya que la pendiente en el sitio es superior al 30 por ciento en general y en particular, junto a la ruta por la que se accede a la Estación y luego a las Lagunas, Hostería y el resto del Parque en general, es del orden del 45 por ciento. La pendiente de la ruta, tanto como ella misma, facilita la concentración y escurrimiento de las precipitaciones, por lo cual, la acumulación y posterior desborde hacia el sector afectado implican una probabilidad cierta de erosión del suelo y subsuelo”.

Pero además, «los pinos localizados justo atrás de la construcción que sería la primera en estar en riesgo eventual no han sido cortados, lo cual es una muestra más de que el objetivo de la extracción fue el aprovechamiento de madera con valor comercial y no la preservación de vidas y bienes ante un riesgo eventual de caída”.

Por ello, «debiera haberse planificado una extracción selectiva en función de la peligrosidad de caída de los ejemplares, la ubicación y otras consideraciones, con el análisis y argumentación técnica previos, necesariamente”.

De la investigación se deduce incluso que se dispuso  arbitrariamente del material extraído desde el Parque, el que se encuentra en un Aserradero de «Río Blanco, al que se instruyó para que no pudiera realizar ninguna acción hasta que el Ministerio de Ambiente lo determine.

Así lo definió Zigarán al decir que «sin mediar instrumento de carácter legal o administrativo, sino más bien un acuerdo de palabra con personal del ministerio, según el cual la transferencia de madera hacia el aserradero significaría la distribución de compromisos para, por una parte, la construcción de muebles cuyo destino no habría sido determinado; y por la otra, la compensación por ese trabajo en favor de los titulares del aserradero”.

x

Check Also

El municipio capitalino quiere un aumento del 40% del boleto de colectivo

En la última sesión del Concejo Deliberante de San Salvador de Jujuy, que se realizó el pasado jueves, la Municipalidad de ...