Destacamos

Argentina se sumó como patrocinador de la propuesta para liberar patentes de las vacunas anticovid

Argentina se sumó hoy como copatrocinador a la iniciativa para levantar temporalmente las patentes de las vacunas contra el covid-19 presentada hace más de un año en la Organización Mundial del Comercio (OMC) y que sigue frenada por el rechazo de la Unión Europea (UE), el Reino Unido y Suiza.

“La delegación de Argentina solicita ser agregada en la lista de patrocinadores”, indicó el documento elevado al organismo con sede en Ginebra, donde desde octubre de 2020 se debate la propuesta impulsada originalmente por Sudáfrica e India con el objetivo de expandir la producción de inmunizantes y mejorar su acceso en el Sur Global.

Argentina siempre formó parte del grupo de países que dieron su apoyo explícito a la exención temporal y que ya suman más de 100, entre ellos Estados Unidos, un histórico defensor de los derechos de la propiedad intelectual. Pero declararse como copatrocinador implica asumir la iniciativa como propia e impulsar su concreción en las negociaciones informales y formales, como la que hubo nuevamente hoy en la OMC moderada por Noruega.

Se convierte así en el tercer país del G20 en tomar esta postura, junto a Sudáfrica e Indonesia, y el tercero también en América Latina en formar parte del grupo en el que están Bolivia y Venezuela, además de varios Estados miembro de África, Asia y Oceanía.

Aunque una importante mayoría de naciones respaldan levantar temporalmente las patentes sobre vacunas, testeos y otros tratamientos contra el coronavirus, las decisiones en la OMC se toman por el consenso de sus 164 miembros, por lo que alcanza la negativa que todavía sostienen principalmente la UE, el Reino Unido y Suiza, sedes de las grandes farmacéuticas, para bloquear cualquier progreso.

En la reunión formal de hoy tampoco hubo muchos avances concretos y los delegados se mostraron dispuestos a seguir dialogando en busca de puntos en común, según preció a Télam una fuente que participó en la negociación.

Sobre la mesa de discusión hay dos propuestas.

La presentada por Sudáfrica e India, que fue modificada en su contenido original para precisar, entre otras cosas, que el levantamiento de patentes será por «al menos tres años» y que incluye a todos los tratamientos e insumos utilizados para luchar contra el covid-19, no solamente a las vacunas en su estado final de producción.

La otra es impulsada por la UE, fue elevada el 4 de junio pasado, y se basa en un acuerdo multilateral que incluya «precios asequibles» de los inoculantes a los países que más lo necesiten y facilitar «el uso de licencias obligatorias», lo que permitiría que más laboratorios desarrollen fármacos genéricos a cambio del pago de un canon a aquellos que poseen las patentes.

Los que apoyan la primera iniciativa sostiene que una exención de la propiedad intelectual va a permitir que laboratorios con capacidad técnica a lo largo del planeta puedan producir genéricos de las vacunas, principalmente las que se fabrican con tecnología de ARN mensajero, y reducir la actual brecha en el acceso y distribución.

Desde que presentaron la propuesta fallecieron en el mundo más de 4,2 millones de personas por el covid-19 y surgieron nuevas variantes más contagiosas, como la Delta y la Ómicron, que provocan más contagios, llevan a los sistemas sanitarios al borde del colapso y amenazan con perpetuar la pandemia.

Los detractores de esta iniciativa lo hacen bajo el argumento -el mismo que repiten los grandes laboratorios- de que la innovación, los conocimientos técnicos, la tecnología y el personal calificado son los que amplían la producción de vacunas y no los derechos de propiedad intelectual.

La llave para destrabar la situación actual tiene nombre y apellido: Olaf Scholz, flamante canciller de Alemania tras reemplazar en el cargo a Angela Merkel, quien lideró la posición más dura contra el levantamiento de patentes dentro de la UE.

Al frente de una autoproclamada “coalición del progreso, el líder socialdemócrata “promete una serie de políticas internas socialmente liberales, pero podría generar el mayor impacto de todos si se atreve a unirse al movimiento global para hacer que las vacunas covid-19 estén disponibles para todos como bienes públicos globales”, indicó el premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz, en una nota de opinión publicada ayer en el diario británico The Guardian.

Y añadió: «La exención se trata de algo más que preocupaciones humanitarias y equidad global. Para Alemania, como un importante exportador, así como un país que recibe turistas que viajan por el mundo, es también una cuestión de interés personal. Todos los días leemos titulares sobre cómo el covid-19 ha interrumpido las cadenas de suministro. Esto tiene un impacto directo en la economía global. La lógica subyacente es clara: cuantas menos personas en todo el mundo se vacunen, más espacio tiene el virus para mutar en variantes peligrosas”.

Por Camil Straschnoy, en Télam

Dejá tu comentario. [Nos reservamos el derecho de eliminar los contenidos ofensivos o discriminatorios.]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Para Kreplak, «pierde sentido» el conteo diario de los casos de Covid

El ministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, puso en duda la importancia de continuar con el conteo diario de los casos ...