Cuba: Multitudinario acto de «reafirmación revolucionaria» en La Habana

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, denunció hoy la difusión de «mentiras» sobre las protestas en la isla, durante un acto de «reafirmación revolucionaria», en compañía de Raúl Castro y frente a una multitud que, de acuerdo a informaciones oficiales, reunió a unas 100 mil personas.

«Lo que está viendo el mundo de Cuba es una mentira», dijo Díaz-Canel acerca de la difusión de imágenes que calificó como falsas en redes sociales, que «estimulan y glorifican el desacato y la destrucción de inmuebles», seis días después del inicio de las movilizaciones callejeras contra el Gobierno.

«Ninguna mentira se ha levantado por casualidad o por error; todo esta fríamente calculado en un manual de guerra no convencional», añadió el presidente, quien acusó a Estados Unidos de fomentar las protestas.

El acto de «reafirmación revolucionaria» fue la respuesta masiva a las protestas realizadas el pasado fin de semana, las mayores desde el Maleconazo del 5 de agosto de 1994. Las manifestaciones antigubernamentales reflejaron la difícil situación económica y social que atraviesa el país en medio de la pandemia, que paralizó todo el sector turismo, fundamental para el ingreso de divisas, y el refuerzo del bloqueo decidido por Donald Trump y aún vigente bajo Joe Biden.

Cuba denunció que sus servidores fueron dañados por un ciberataque iniciado el 11 de julio, cuando se produjo una inesperada serie de protestas antigubernamentales impulsadas en parte por la situación económica y sanitaria que atraviesa la isla. La oposición, en cambio, había denunciado que el Gobierno había cortado el servicio de internet cuando empezaron las marchas.

«¡Nacimos para vencer y no para ser vencidos!», gritaba hoy la multitud, convocada desde la madrugada, a través de los centros de trabajo y las universidades, en el Malecón de La Habana.

Díaz-Canel sostuvo que lo ocurrido «se revisará a la luz de los posibles errores que pudieron cometerse, sobre todo en los dos últimos años de presiones intensas», cuando Estados Unidos multiplicó las sanciones económicas sobre Cuba en medio de la pandemia de coronavirus.

Junto al presidente estuvo su antecesor Raúl Castro, de 90 años, que salió de su retiro por la gravedad de la situación.

«Todo el que sienta por la Revolución, que haya sentido por Fidel, que haya sentido por lo que se hizo en este país y lo que hay que seguir haciendo, sabe lo que significa la presencia de Raúl ahí», opinó Carlos Cruz, un jubilado de 65 años.

«Nos han tirado con todo y, lo peor, han querido dividirnos», dijo Gerardo Hernández, diputado de la Asamblea Nacional y otro de los oradores del acto. Hernández, el coordinador nacional de los Comité de Defensa de la Revolución, es considerado un héroe en Cuba, ya que es uno de los cinco agentes cubanos encarcelados por años en Estados Unidos acusado de espionaje y que fue devuelto a la isla gracias a un acuerdo de intercambio de prisioneros en 2014.

El dirigente aseguró que entre los cubanos que salieron a las calles a manifestarse había personas con preocupaciones y problemas legítimos, y a ellos les ratificó que pueden contar con la Revolución.

«El deber de los revolucionarios es acercarnos a esas personas, incluso a los que puedan pensar diferente, y escucharlos, conversar, encontrar puntos en común», enfatizó.

Hernández también se refirió a la campaña de odio desatada contra la nación caribeña: «Nos tiraron con todo y lo peor es que quisieron dividirnos», apuntó, y agregó que la unidad es el blanco porque saben que a lo largo de la historia le ha permitido a Cuba «superar todas las crisis y salir adelante».

Santiago de Cuba

También se realizaban este sábado actos similares en otras ciudades del país, como Bayamo, Camagüey y Santa Clara. En Santiago de Cuba, el histórico Cuartel Moncada fue el sitio elegido para respaldar la Revolución, denunciar la injerencia de Estados Unidos y condenar el bloqueo económico de Washington a la mayor de las Antillas.

Estas concentraciones tienen lugar con Cuba sumida en el peor momento de la pandemia: La Habana registró ayer 763 nuevos contagios, una de sus cifras más altas desde el inicio de la crisis sanitaria por el coronavirus.

Las manifestaciones, las más grandes en décadas en la isla, provocaron un primer gesto del Gobierno: la autorización para que los cubanos ingresen al país alimentos, productos de higiene y medicamentos, sin límite de valor y pago de aranceles, hasta fines de año, una medida positiva pero insuficiente, según expresaron numerosos ciudadanos.

¿Qué opinás?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

El tribunal electoral, la corte y exjueces supremos repudiaron a Bolsonaro por hablar de fraude

El presidente del Superior Tribunal Electoral, Luiz Barroso, ocho miembros de la corte suprema y todos los extitulares de la justicia ...