El Estado argentino pidió disculpas ante la CIDH por un caso de violencia por motivos de género

El Estado argentino suscribió hoy el primer acuerdo de solución amistosa ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en un caso de violencia de género, en el marco de un acto público en el que además reconoció su responsabilidad y pidió disculpas por las graves violaciones a los derechos humanos que sufrieron las víctimas, Ivana Rosales y sus hijas Abril y Maika.

“Creo que es parte de lo mínimo que podemos hacer como Estado, reparar eso que el Estado argentino no vio a pesar de que era una situación tan clara. Estas cosas suceden y quienes tienen responsabilidades políticas e institucionales no pueden seguir estando en esos lugares si no entienden que esto sucede”, dijo el secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla Corti.

Del acto realizado en la ex ESMA, en el barrio porteño de Núñez, participaron también la demandante Abril Rosales, el ministro de Justicia, Martín Soria; su par de Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta; el gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez; el titular de la Senaf, Gabriel Lerner; la vocal del Superior Tribunal de Justicia de Neuquén Soledad Gennari, y la comisionada Julissa Mantilla Falcón, entre otros.

En 2002 y tras ser víctima de un intento de femicidio perpetrado por su excónyuge y padre de sus hijas e hijo, Mario Garoglio, la justicia de Neuquén sometió a Ivana Rosales a un proceso que, lejos de haberle garantizado justicia, la revictimizó a través de actuaciones y decisiones discriminatorias y estereotipadas.

Como el tratamiento judicial del caso fue deficiente, violatorio de los compromisos internacionales asumidos por Argentina en materia de derechos humanos y contrario a los estándares de debida diligencia reforzada que se exigen para estos casos, Ivana presentó en 2005 una denuncia ante la CIDH con el patrocinio del CELS.

En ese marco, se inició un proceso de solución amistosa con el Estado argentino y la provincia del Neuquén que hoy concluyó con la firma de este acuerdo con el que se da por finalizada la demanda y cuyo cumplimiento supervisará la CIDH.

Ivana falleció el 6 de septiembre de 2017 por un ataque epiléptico, consecuencia de la violencia perpetrada por su expareja. En ese momento su hija Abril tomó como propio el proceso ante la CIDH. Su otra hija y también víctima de la violencia de Garoglio se había suicidado unos años antes.

El Acuerdo incluye garantías de no repetición en relación con las violencias por motivos de género, como el compromiso de realizar acciones concretas dirigidas a fortalecer el acceso a la justicia y medidas para asegurar la efectiva implementación de programas de atención y acompañamiento integral a las víctimas.

También políticas para robustecer los dispositivos territoriales de atención, capacitaciones y sensibilizaciones sobre la temática, implementación de políticas públicas orientadas a prevenir hechos de violencia y efectiva implementación del Plan Nacional de Acción contra las Violencias por Motivos de Género 2020-2022.

El Estado argentino pedirá disculpas ante la CIDH en un caso de violencia de género

Dejá tu comentario. [Nos reservamos el derecho de eliminar los contenidos ofensivos o discriminatorios.]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Panorama / Todes unides triunfaremos

Por Alejandro Cano. Es muy factible que a estas horas los miles de bustos de Juan Domingo Perón y Eva Duarte de ...