uña ramos

Falleció Uña Ramos, el jujeño que llevó los sonidos autóctonos a todo el mundo

uña ramosEl compositor e instrumentista jujeño Uña Ramos falleció ayer en París a los 80 años, a causa de una repentina enfermedad que se le presentó en los últimos meses. El músico, que residía en Europa desde hacía más de 40 años, se encontraba en plena actividad, ofreciendo clases magistrales para instrumentistas profesionales y compositores por toda Europa, componiendo y ofreciendo conciertos. 

Nacido en la Quebrada de Humahuaca, fue uno de los máximos representantes de la cultura andina a nivel mundial. Debutó discográficamente como solista en 1971 con el disco «El arte de la quena» y a lo largo de su carrera grabó decenas de placas y vendió más de 10 millones de discos en Japón, donde era venerado como un autor extraordinario.

 Amigo de Astor Piazzolla, Mercedes Sosa y Atahualpa Yupanqui, Mariano Uña Ramos, tal su nombre completo, tomó una quena por primera vez a los cuatro años, regalo de su padre, quien la había fabricado, y se reveló como un superdotado para la música.

 En la juventud estudió en el Conservatorio de Santiago del Estero y posteriormente viajó a la ciudad de Buenos Aires, integrando luego la formación de Los Incas, con los que grabó la famosa «El cóndor pasa» en un disco de Simon & Garfunkel, y editando su primer álbum solista en 1971, momento en que se radicó definitivamente en Francia.

 «El lugar que empezó a entender mi música fue Francia, después Japón y Estados Unidos, por eso me fui», declaró en un reportaje periodístico, dando las razones de su exilio artístico, que lo mantuvo lejos de la Argentina desde lo profesional pero no desde lo afectivo.

 Compositor, intérprete y luthier de sus propios instrumentos (quenas y antaras), Uña Ramos tocó y grabó con los principales músicos de la escena mundial y también con formaciones como la Filarmónica de Berlín y la Filarmónica de Tokio.

 El músico vivía actualmente en la afueras de París, junto a su actual mujer, Elizabeth, de origen francés, y su hijo, que quedará a cargo de su legado artístico.

 «Espero que aquellos que puedan hacer algo, algún día se decidan a permitirme tocar y lo hagan antes de que me vaya», dijo en 2009 en charla con Télam, sobre este deseo de ofrecer un concierto importante en la Argentina como corolario de una carrera artística extraordinaria.

 Ramos, al igual que sus amigos Yupanqui y Piazzolla, fue uno de esos compositores que obtuvieron más reconocimiento en el exterior que en la Argentina.

 Entre sus obras destacan «Una flauta en la noche», «Eve», «Puente de madera», «Don Pablo»  y «Mercedes», una pieza instrumental en homenaje a Mercedes Sosa y que tuvo letra de Mario Luis Agüero.

 Sobre su distancia geográfica y su cercanía con la música andina, señaló en esa misma entrevista con Télam: «La raíz no se pierde nunca, podemos estar lejos, evolucionar en el sistema de composición o en los colores de la música, pero lo esencial no cambia».

Télam.

x

Check Also

Una conquista feminista con los nombres de las asesinadas como bandera

El jueves 29 de octubre, probablemente, la Legislatura provincial sancione la ley que declara la Emergencia Pública en materia de Violencia ...