Fin de los gasoleros: Ahora el gasoil sale más caro que las naftas

Los precios del gasoil de todas las petroleras aumentaron un 12 por ciento a partir de esta medianoche para hacerle frente al desabastecimiento que se registra en distintos puntos de país.

De este modo, por ejemplo, en la Ciudad de Buenos Aires el litro de gasoil común que vende YPF pasará de 113,40 a 126 pesos y el Premium de 145,90 a 165 pesos.

Cabe destacar que el gobierno oficializó la suba de 5 a 12,5 por ciento del porcentaje de mezcla de biodiesel con gasoil. Por un lado, se elevó de 5 a 7,5 por ciento el porcentaje de mezcla para las pequeñas y medianas empresas que es regulado por la ley de biocombustibles 27.640.

Por primera vez el diésel será más caro que las naftas en las estaciones de servicio que la nafta, de esta manera, es el final de los «gasoleros» como sinónimo de barato.

Las cuatro refinerías más grandes del país YPF, Raízen (Shell), Axión (Pan American Energy) y Puma (Trafigura) emitieron un comunicado conjunto en el que señalan que «acompañan las medidas tomadas para incrementar la oferta y el abastecimiento de gasoil» y «profundizan sus esfuerzos para contribuir a paliar la situación actual».

Las empresas avisaron que «el sector de refino acompaña las medidas adoptadas por el Gobierno nacional con el objetivo de dar una solución a esta coyuntura, como es el aumento transitorio del corte obligatorio de biodiesel en el gasoil».

En el contexto de escasez de combustibles que afecta a muchas provincias argentinas, entre ellas, Jujuy, el gobierno autorizó a las empresas petroleras a incrementar el precio del gasoil.

La crisis por el desabastecimiento de gasoil lleva varias semanas y se extiende a lo largo del territorio nacional.

Según un relevamiento realizado entre el 5 y el 15 de junio por la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac), ya son 21 las provincias que presentan problemas de esta índole. En el mapa que arma la entidad para graficar la crisis, se agregaron Río Negro y Santa Cruz, que no aparecían en el informe anterior.

De esta manera, la Patagonia y sus provincias petroleras también son impactadas por la escasez del tan preciado combustible y fueron identificadas por el color amarillo, lo que refleja la aparición de los primeros problemas asociados a la carga normal con la instrumentación de cupos, por ejemplo.

“Estamos frente a un efecto de manta corta: hay desvío de combustible desde el Sur para intentar compensar la situación de las regiones más complicadas, en el Centro y Norte del país”, explicó el presidente de Fadeeac, Roberto Guarnieri.

Dejá tu comentario. [Nos reservamos el derecho de eliminar los contenidos ofensivos o discriminatorios.]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Las jubilaciones y pensiones aumentan un 15,53% y otorgarán 3 bonos de $7.000

El ministro de Economía, Sergio Massa, y la directora ejecutiva del Anses, Fernanda Raverta, anunciaron un aumento por movilidad del 15,53 ...