Destacamos
Bernardo Forteza y Alejandro Malowicki.

Llega a Cine.ar «Terrible», el nuevo filme de Malowicki dirigido al público infantil

«Terrible» es el título de la última película de Alejandro Malowicki, que se estrena este jueves en la plataforma Cine.ar. Es también el nombre de uno de sus protagonistas, un títere malvado que amenaza a Juan, el titiritero, para hacerle abandonar su arte.

Malowicki tiene una larga trayectoria vinculada a la producción audiovisual para niños y niñas. El también director de «Pinocho» (1986) y «Las aventuras de Nahuel» (2009), reflexionó en diálogo con El Submarino Diario: «El cine y otras obras audiovisuales, como las series y los programas de televisión, ocupan parte del mundo lúdico de la infancia, un mundo lúdico que es muy importante porque es a través del juego que las niñas y niños desarrollan determinadas cualidades y aprenden muchísimos aspectos que tienen que ver con la realidad que ya viven y con otras que vivirán más adelante».

Para el realizador, la producción nacional de materiales dirigidos a niños y niñas es todavía una deuda no saldada. «Lamentablemente no tenemos una producción nacional que permita a los niños, en sus momentos lúdicos, conectarse con obras audiovisuales que tengan que ver con su propia cultura», comentó.

En este sentido, remarcó que las obras que están a disposición «no tienen que ver con aspectos culturales que rodean a los niños, entonces esas horas lúdicas no ayudan a que ellos comprendan mejor la sociedad en la que viven o la propia familia en la que se desarrollan».

Así, las obras audiovisuales resultan fundamentales «para el desarrollo evolutivo de la infancia y por qué no también de la pubertad y la adolescencia», aclara Malowicki, tomando la definición de Unicef que considera la infancia como el tramo de vida que se extiende desde el nacimiento hasta el fin de la adolescencia. «En ese largo trayecto de vida que va desarrollando el niño es donde tienen muchísima importancia, y más en esta época, los medios audiovisuales y en consecuencia el cine».

La historia

En un apacible pueblo vive un titiritero llamado Juan (interpretado por Bernardo Forteza) que, según se cuenta, ha debido abandonar sus presentaciones en la plaza del pueblo acosado por Terrible, uno de sus títeres transmutado en un tenebroso humanoide dispuesto a malograr sus espectáculos y vengarse por haber sido creado como un personaje que siempre debe representar a la “maldad”. Pero Nahuel (Lucas Aranda) el cartonero y aprendiz de titiritero y Carola (Carolina Arbós) su amiga y fotógrafa, junto a Laura (Carolina Painceira) la maestra de la escuelita y dos de sus alumnos, intentarán que Juan pueda superar sus miedos para enfrentar a Terrible y vencer su presencia fantasmal.

El universo en el que se desarrolla la trama escrita y dirigida por Malowicki y producida por Enrique Muzio, cuenta con el aporte de Liza Gieco en Arte, Jorge Ruiz en Fotografía y el dúo compuesto por Martín Bianchedi y Gustavo Lencina en música y textos.

-¿Por qué una historia de títeres y titiriteros? 

-El arte de los títeres es milenario. Por eso ha sobrevivido con su absoluta vigencia también en el presente. Ese valor trasciende el mero hecho de un muñeco que es movido por un titiritero. El títere, a mi entender, permite que los espectadores reciban textos, palabras, diálogos y situaciones que tienen que ver con su vida pero puestas en boca de un muñeco. Y el titiritero, a través de sus títeres, expresa su propia alma. Y los títeres hacen de esa expresión animista del titiritero el argumento. Este es para mí el valor del títere en esta pelícua. O más bien del titiritero, que tiene un conflicto con su ser interno, representado con un títere que se le revela, fantasmagórico, y ese fantasma tiene que ver con esa poca definición que a veces sentimos como expresión del alma dentro nuestro. Y a veces esa lucha entre el alma y la mente se manifiesta contradictoriamente, es una lucha constante, un desarrollo que nos permite enfrentar muchas situaciones. En última instancia, el títere es la representación del alma de un titiritero, y esto hace que sea una expresión artística milenaria.

¿Qué opinás?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Se estrena en Cine.ar el documental «Vilca, la magia del silencio» 

La laboriosa vida de Ricardo Vilca, en la que pese a que nunca nada le fue fácil supo abrirse camino para dar ...