Rosatti fue elegido presidente de la Corte Suprema con el apoyo de Maqueda y Rosenkrantz

El ministro de la Corte Suprema de Justicia Horacio Rosatti es el nuevo presidente del alto tribunal, luego de ser propuesto por Juan Carlos Maqueda y apoyado por el actual presidente, Carlos Rosenkrantz, que queda como vicepresidente.

Ricardo Lorenzetti no participó del encuentro y por tal motivo Elena Highton solicitó una prórroga del acuerdo, que no fue concedida por alcanzarse la mayoría de tres votos para elegir el nuevo titular del máximo tribunal.

La reunión virtual se inició a las 12 de este jueves, como estaba previsto, pero los ministros dejaron constancia en el acuerdo de selección del nuevo presidente que “a las 10.34 horas el ministro Ricardo Lorenzetti comunicó que se encuentra imposibilitado de asistir al presente acuerdo extraordinario convocado para el día de la fecha en virtud de estar participando de las reuniones del Unidroit (Instituto Internacional para la Unificación del Derecho Privado) y en las cuales actúa en calidad de miembro del Governing Council”.

A renglón seguido, la acordada 18/2021, señaló que “a las 11.15 horas la ministra Elena Highton de Nolasco solicitó la postergación del acuerdo extraordinario por no estar presente el ministro Ricardo Lorenzetti”. A este pedido, el mismo Rosenkrantz definió que “en virtud de que la ausencia de alguno de los ministros no constituye un impedimento legal para la celebración del acuerdo convocado, será celebrado”.

De este modo, con la presencia de tres de los cinco miembros del tribunal, Maqueda propuso el binomio Rosatti-Rosenkrantz para la presidencia y vicepresidencia, respectivamente, fórmula que fue aceptada por los involucrados.

Quién es Rosatti

El flamante presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación es un constitucionalista santafesino que fue ministro de Justicia de Néstor Kirchner entre 2004 y 2005 y fue nombrado por decreto por Mauricio Macri, apenas asumió el expresidente, para integrar el máximo tribunal. Llegó al máximo Tribunal junto a Carlos Rosenkrantz, a quien ahora sucede en la presidencia.

La imposición de dos jueces por esa vía al margen del mecanismo previsto en la Constitución dio lugar a reacciones en el plano político pero también dentro mismo del Palacio de Tribunales. Macri se vio obligado a mandar los pliegos de ambos al Senado y la Corte no les tomó juramento hasta que no obtuvieron el aval parlamentario.

Rosatti, de 65 años, es político, escritor, profesor universitario y tiene un doctorado en Ciencias Jurídicas y Sociales y una maestría en Evaluación de Impacto y Gestión Ambiental. Actualmente es presidente de la Asociación Argentina de Derecho Constitucional.

En el 2004, ocupó el Ministerio de Justicia tras el fugaz paso de Gustavo Beliz, desplazado tras mostrar la foto del espía Antonio «Jaime» Stiuso en televisión. Estuvo apenas un año en la gestión cuando presentó la renuncia aduciendo motivos personales y aclarando que dejaba una tarea hecha en materia penal.

Carrera política

En 1989 fue fiscal municipal de la ciudad de Santa Fe. Dos años después fue designado secretario de Gobierno, Cultura y Acción Social de la Municipalidad de Santa Fe. En 1993 ocupó el cargo de secretario general de la Gobernación de esa provincia.

Al año siguiente fue elegido convencional por Santa Fe para la reforma constitucional nacional de 1994, y tras ser designado vicepresidente del bloque del partido mayoritario de la Convención (PJ) integró la Comisión de Redacción, encargada de escribir el texto definitivo de la reforma.

En 1995 fue electo intendente de la ciudad de Santa Fe.

En 2003 fue designado procurador del Tesoro de la Nación, siendo el máximo responsable de la defensa jurídica del Estado argentino frente a las demandas tramitadas por inversores extranjeros ante tribunales arbitrales internacionales luego de la crisis económica de 2001.

En ese rol, sostuvo que los laudos arbitrales emitidos por tribunales ad hoc no podían prevalecer sobre la Constitución Nacional y que los tribunales nacionales estaban habilitados para revisar tales decisiones si contrariaban los principios del derecho público nacional. Esta argumentación, que expuso en sus artículos “Los tratados bilaterales de inversión, el arbitraje internacional obligatorio y el sistema constitucional argentino” y “Prórroga de jurisdicción y soberanía nacional”, y posteriormente en su libro “Estado y globalización. El caso argentino”, se conoció como “doctrina Rosatti” y fue la que sustentó la República Argentina en los foros internacionales para hacer frente a las demandas suscitadas durante la crisis económica e institucional eclosionada en los años 2001/2002.

Dejá tu comentario. [Nos reservamos el derecho de eliminar los contenidos ofensivos o discriminatorios.]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Moroni y Gómez Alcorta defendieron en Diputados el proyecto sobre seguridad laboral

La ministra de Mujeres, Géneros y Diversidad y su par de Trabajo expusieron ante la comisión de Trabajo de la Cámara ...