Apartaron a los penitenciarios imputados por vejaciones a detenidos en el penal de Gorriti

Los penitenciarios imputados por «vejaciones y apremios ilegales» cometidos en el penal de Gorriti fueron apartados de sus funciones, según confirmaron fuentes del Ministerio de Seguridad de la provincia a El Submarino Diario. Uno de los procesados es el jefe del Servicio Penitenciario de Jujuy, Julio Arnaldo Vaca, sobre quien no brindaron precisiones respecto de su situación.

El fiscal Diego Funes solicitó este jueves la elevación a juicio oral y público de 23 penitenciarios, incluido el jefe del Servicio Penitenciario de Jujuy, Julio Arnaldo Vaca, a quienes acusa del delito de «severidades, vejaciones y apremios ilegales» contra Morandini y Villegas. Los imputados podrían recibir penas de hasta 15 años de prisión.

La investigación se inició a partir de las denuncias públicas realizadas por Nahuel Morandini, el docente universitario que estuvo 54 días detenido por tuitear sobre el exgobernador Gerardo Morales. En diálogo con El Submarino Radio (FM Conectar 91.5), comentó la decisión del fiscal Diego Funes, quien investigó los actos de maltrato y violaciones a los derechos humanos de los que fueron víctimas él y Roque Villegas en el penal de Gorriti.

Funes inició la investigación de oficio. Morandini, quien fue detenido el 4 de enero pasado, contó: «Yo lo vengo denunciando desde adentro. Hice pública una carta dirigida a los compañeros de mi federación de docentes universitarios donde denunciaba las condiciones en las que estaba detenido en el pabellón 2».

«Después de que nos liberaron, a los pocos días la justicia jujeña inicia una investigación de oficio a cargo de la fiscalía de Funes, y me notifican que debía presentarme al ministerio a dar declaración por los dichos que habían circulado en medios periodísticos. Me presenté con una de mis abogadas», continuó.

Este miércoles, las defensas fueron notificadas de que se aceptó el pedido de actuar como querellantes en la causa.

En su momento, tanto el director del penal como el exgobernador Gerardo Morales desmintieron las denuncias de maltrato dentro de la cárcel. «Hoy la justicia nos está dando la razón, que hubo vejaciones en el trato que recibimos mientras estuvimos detenidos», señaló Morandini.

‘Condiciones serviles’

La decisión del fiscal de llevar adelante la investigación se basó en los testimonios de Morandini y Villegas, declaraciones de testigos e imágenes tomadas dentro del penal. «Hay registros fílmicos y hay declaraciones, no solamente de integrantes del Servicio Penitenciario sino también de reclusos que dan cuenta de los tratos que se reciben en el penal», reveló el docente.

En el pedido de elevación a juicio contra los 23 imputados, el fiscal Funes afirma que las denuncias se comprobaron a través de material fílmico recolectado de las cámaras de seguridad dispuestas en la unidad carcelaria y también a través de una visita del Ministerio Público de la Acusación.

Describe que los detenidos eran obligados a permanecer en aislamiento por tres días en el pabellón de castigo «de manera ilegal y sin causa justificada»; que eran sometidos a «vejaciones» y «tratos rigurosos y humillantes»; que los obligaban a desnudarse y que los mantenían «en condiciones infrahumanas, en reductos sin la debida ventilación ni iluminación y faltos de higiene».

Dice además que los obligaban a defecar en un fuentón, a orinar en una botella, «a comer pan mojado con el agua del piso que contenía orín, soportar dentro de la celda baldes con excremento de terceras personas, pernoctar en celdas con las paredes rociadas de orín, permanecer aislados en celdas carentes de luz y de ventilación, comer sin cubiertos y con la mano, no entregar los anteojos de aumento a personas cortas de vista, entre otras severidades y humillaciones».

El fiscal afirma que se trata de «condiciones serviles, afectando la dignidad de las víctimas con restricciones ilegítimas e irrazonables» y aclara especialmente que «estas prácticas no se debían a falta de elementos, ni mucho menos a una carencia en la infraestructura sanitaria en la cárcel».

Pero más adelante Funes asegura que «de la evidencia recolectada se puede concluir que lo padecido por Morandini no fue una situación particular o excepcional, sino que formaba parte de un comportamiento habitual e institucionalizado que se extendía a lo largo del tiempo».

«Obviamente las condiciones más extremas están en el pabellón 2, porque es justamente, como dice el fiscal, un pabellón de castigo, donde se supone que van personas que están sujetas a algún tipo de castigo, por conducta o disciplina -señaló Morandini-. Pero el mismo fiscal dice que ni Villegas ni yo habíamos tenido ningún acto de indisciplina. Entonces ahí ya no estamos hablando de lo sistemático sino que hacia nosotros el trato sí se transforma en excepcional».

«Con los internos siempre hemos tenido un trato amable, bastante respetuoso, en algunos casos hasta de compañerismo -contó-. De hecho, al día de hoy yo sigo teniendo contacto con algunos, llamo al penal para saber cómo están, interiorizarme de su situación».

Al ampliar la descripción de lo que vio y vivió dentro del penal, el docente mencionó la mala alimentación -fideos hervidos o arroz-, la casi nula atención de la salud y la falta de condiciones recreativas. En su caso, estuvo más de 40 días alojado en el pabellón 1 y solo la última semana le permitieron salir a tomar el sol. «Personas que tenían la cara hinchada por problemas bucales no eran tratadas porque hay un solo odontólogo u odontóloga para todo el Servicio, que tiene más de 600 internos», precisó.

A las 9 de la noche, las celdas se cierran hasta las 7 de la mañana siguiente. En ese lapso, si el interno tiene una necesidad fisiológica, se las tiene que arreglar con botellas o bolsas, a menudo ya usadas con anterioridad.

A este panorama se suma la cuestión edilicia: «Cada vez que llueve, se llueve adentro», describió Morandini.

«Todas estas condiciones exceden al pabellón de castigo y sí son sistemáticas, sí son vejatorias, sí son violatorias. Sin lugar a duda», afirmó, y sumó: «El recluso no tiene derecho a nada».

La desmentida

El 28 de febrero pasado, el ahora procesado jefe del Servicio Penitenciario, Julio Vaca, brindó una conferencia de prensa en la que desmintió la denuncia pública que daba cuenta de maltratos y vejaciones hacia los internos.

«Las condiciones de alojamiento son la higiene permanente, y ellos tenían todas atenciones: médicas, las cuatro comidas diarias más una colación, espacio para recreación, días especiales para las visitas, donde fueron beneficiados con excepciones los días que venían autoridades de organismos de derechos humanos y otros», describió sin ponerse colorado.

‘Responsabilidad política’

Para Morandini, es claro que hacia su persona se desplegó «un plan pergeñado y sistemático que buscaba quebrarme a mí, a mi familia, y que yo termine aceptando un juicio abreviado, aceptando la culpa de un delito que no cometí para ellos cerrar una causa redonda que iban a mostrar en los medios como algo efectivo y contundente: que acá en Jujuy nadie podía decir nada referido al exgobernador».

En este sentido, recordó: «Primero, la policía hizo inteligencia sobre mi domicilio en los días previos a mi detención. Después el fiscal (Walter) Rondón, con anuencia del juez (Roberto) Assef, me manda al penal por un supuesto delito leve. Me trasladan seis veces y me ponen en esas condiciones dentro del penal de Gorriti».

Con esta lectura, consideró que «hay otros elementos para tomar en cuenta» y advirtió: «Acá hay una responsabilidad política del Poder Ejecutivo de la provincia».

«El gobernador tendría que estar pidiendo la renuncia del ministro de Seguridad», afirmó.

Dejá tu comentario. [Nos reservamos el derecho de eliminar los contenidos ofensivos o discriminatorios.]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Diputados realizaron una doble sesión: Designó jueces y crearon juzgados en el interior

La Cámara de Diputados llevó a cabo dos sesiones, una especial, donde designaron jueces y en la ordinaria, aprobaron la creación ...