El nieto recuperado 132 vive en Tucumán y aún está buscando quién fue su padre

La organización Abuelas de Plaza de Mayo anunció este miércoles la restitución de la identidad del nieto número 132, un hombre de Tucumán que recién cuando murieron quienes lo criaron supo que no eran sus padres biológicos.

Estela de Carlotto relató en conferencia de prensa la historia de Juan, quien participó de la conferencia vía Zoom. «Él está en Tucumán y quieren que lo vean», dijo la presidenta de Abuelas.

«No todo se sabe, no todo se puede decir», advirtió Carlotto, quien estuvo acompañada del secretario de Derechos Humanos de la Nación, Horacio Pietragalla Corti.

Contó que en 2004, cuando murieron sus padres de crianza, sus hermanas le contaron que no era hijo biológico y le dieron su documento original. Fue cuando se puso en contacto con la Comisión Nacional por la Identidad (Conadi) y Abuelas de Plaza de Mayo.

Cuatro años después, el joven constató que su madre biológica había sido Mercedes del Valle Morales.

Mercedes fue secuestrada en mayo 1976 en Monteros, Tucumán. Tenía 21 años. Su hijo tenía 9 meses y estaba presente el día del operativo. Ese día también secuestraron a sus abuelos maternos y cuatro días después a sus tres tíos. Todos permanecen desaparecidos.

Una tía materna, al retorno de la democracia, denunció en la Conadep la desaparición de toda la familia.

Cuando Juan constató que Mercedes del Valle Morales era su madre, entregó su muestra al Equipo Argentino de Antropología Forense. Tiempo después identificaron los restos de Mercedes en el Cementerio Norte de Tucumán. Así, él pudo despedirla.

Faltaba saber quién era su padre biológico, si era la persona que lo había inscripto como propio. La única manera era exhumar el cuerpo de su padre de crianza. Actuó la Procuraduría de crímenes contra la Humanidad y la Fiscalía N° 1 de Tucumán.

Esta mañana el Juzgado Federal de Tucumán le notificó que no es hijo de quien lo crió.

De este modo, se confirma que fue víctima de sustracción, ocultamiento y sustitución de identidad.

«Lo abrazamos como nieto 132», saludó Estela de Carlotto, y remarcó que su caso es «un rompecabezas que nunca se termina de completar», porque aún falta saber quién fue su padre biológico. Por esa razón, la causa judicial sigue abierta.

«Que esta conferencia contribuya a que si alguien tiene algún dato de Mercedes y su compañero, se acerquen a Abuelas», convocó.

Carlotto dijo que «a pesar del dolor» y la «difícil tarea» que implica la búsqueda de los y las nietas, «seguimos celebrando la vida con la alegría que nos da la conquista de la verdad».

Y cerró con un deseo: «Por un 2023 con más encuentros, más identidades y más verdad».

Dejá tu comentario. [Nos reservamos el derecho de eliminar los contenidos ofensivos o discriminatorios.]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Repatrían de Estados Unidos uno de los aviones de la muerte de la ESMA

Por Luciana Bertoia, en Página/12. En la noche del 14 de diciembre de 1977, un avión Skyvan despegó desde el Aeroparque sin destino ...