El problema es económico. Siempre lo fue

Por Juan Enrique Giusti, militante peronista jujeño. El problema económico argentino está dado por la restricción externa, es decir la necesidad de dólares para financiar el desarrollo nacional.

¿Qué es la Restricción Externa? En una economía nacional determinada; la restricción externa es la escasez relativa de moneda emitida por un gobierno, y que es aceptada habitualmente instrumento de cancelación de obligaciones internacionales, necesaria para ser utilizada en las operaciones de comercio internacional entre los distintos sectores que intervienen en las exportaciones e importaciones de bienes y servicios, la que está determinada por su estructura productiva. En la Argentina es la escasez de dólares estadounidenses.

La estrategia del crecimiento dirigido por la demanda tiene un cuello de botella, el mismo de siempre, la restricción externa. Cómo dicen Fabián Amico y Alejandro Forito (2017): “Pese a las nuevas condiciones internas y externas, en la etapa reciente la economía argentina tendió a reproducir su viejo patrón estructural de crecimiento: las importaciones crecieron a una tasa media que superó la tasa de crecimiento de las exportaciones, implicando una tendencia al deterioro persistente del saldo comercial (cuyo nivel, como luego se verá, resultó más acentuado cuando se incorporan los restantes ítems de la cuenta corriente)”.

Esto llevó a que el periodo 2002 al 2011 las exportaciones crezcan 13,8 % mientas que las importaciones crecieron 26,4 %.

Los años 2012 al 2015, fueron años de fuerte tensiones, macroeconómicas, caída de la tasa de crecimiento, pero por sobre todas las cosas, la evolución de los salarios y caída de la tasa de ganancias de las empresas, la ecuación sraffiana de [r=R (1-w)] se aplica claramente, producto de una fuerte redistribución del ingreso a favor de las clases trabajadoras.

Dato importante: La deuda estatal en moneda extranjera cuando termina el gobierno Cristina Kirchner era equivalente al 13 % del PBI.

Luego vino el tándem PRO-UCR y se agravó la restricción externa con un feroz endeudamiento financiero sin correlato en la economía.

Ayer Cristina Kirchner dijo en su carta pública: «También señalé que creía que se estaba llevando a cabo una política de ajuste fiscal equivocada que estaba impactando negativamente en la actividad económica…»

Los responsables de la crisis política son Martín Guzmán, que es quien lleva el plan de ajuste, y Wado de Pedro, quien no supo explicar políticamente el desastre macrista y su armado electoral nacional fue desastroso.

Miguel Pesce, Juan Cabandié, Sabina Frederic, Victoria Donda, Luis Basterra, son “funcionarios que no funcionan” y también se tienen que ir, porque no tienen ningún tipo de mérito para ocupar esos cargos y lo demuestran con la inexistencia de gestión cotidiana.

Sin cambios de gabinete, sin cambios de política económica vamos a complicar la vida de la gente, y esos cambios se van a dar por pedido del pueblo argentino.

Por lo último que los opositores no se pinten las uñas, porque no tienen propuestas para solucionar el quilombo en que nos metieron. Si la UCR o el Neomacrismo ganase en 2023, no va a poder solucionar el problema, sino mira como gobiernan Horacio Rodríguez Larreta o Gerardo Morales, quienes gobiernan cegados por la teoría económica vulgar (el marginalismo), que no es teoría económica, sino una ideología…

Acuérdense, de esta crisis salimos mejores….

Dejá tu comentario. [Nos reservamos el derecho de eliminar los contenidos ofensivos o discriminatorios.]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Cambia Jujuy ? Cinco mitos de la campaña de Gerardo Morales

Por Gastón Remy concejal electo del FIT El gobernador de Jujuy quiere ser presidente y utiliza la campaña electoral donde se ...