Destacamos
violencia-mujer torturada

Secuestró y torturó a su exmujer, está prófugo y la amenaza por teléfono

violencia-mujer torturadaUna mujer denunció que su expareja, junto a un amigo, la secuestró y la torturó exigiéndole que regresara con él. El hombre de 36 años, llamado Santiago Simón Churquina, que está prófugo, la llamó por teléfono para amenazarla. Ya había cumplido una condena por homicidio. La policía no lo encuentra. O no lo busca. 

Adriana A. denunció que Churquina la llevó a una casa ubicada en el barrio Alto Comedero, que pertenece al sujeto, la ató a una silla, la torturó y le cortó la cara. Tras la denuncia, la Fiscalía de Investigación Penal de turno ordenó la detención del hombre, quien ya cumplió una condena en la cárcel de Gorriti por homicidio. 

 La mujer había hecho denuncias ante la policía los hechos de violencia de que era objeto por parte de Churquina, pero ni la policía ni la justicia actuaron. A causa de uno de los tantos episodios de violencia, la mujer tiene una cicatriz en la cara que llevará de por vida. 

 El último de esos episodios ocurrió el viernes pasado por la tarde, mientras ella circulaba por una calle del barrio Gorriti para ir a la casa de su nueva pareja. Adriana contó que Churquina y un amigo de él la tomaron por la fuerza y la subieron a un vehículo amenazándola con un cuchillo de enorme porte. Aseguró: «En el interior del auto, mi exnovio comenzó a golpearme, mientras su amigo manejaba” hacia el barrio de Alto Comedero, donde el sujeto vive.

 “En la casa me sujetó a una silla, donde me dejó inmóvil para pegarme, me picaba los ojos y me grita obscenidades”, relató Adriana, y agregó: «Intentó violarme, orinó en un vaso y casi me obliga a tomarlo, me sacó la ropa con el cuchillo y me cortó la cara, los brazos y las piernas con su cuchillo.»

 Luego de algunas horas, “me cortó el pelo y me grito que si no era de él, no era nadie y me dijo que me iba a matar y me abandonó, se fue de la casa”, mientras seguía atada”. Se escapó y pidió ayuda a los vecinos, quienes la ayudaron a hacer la denuncia en la policía, que todavía no pudo encontrar ni detener a la bestia.

 La mujer fue llevada al Hospital Pablo Soria, donde fue examinada y recibió la atención necesaria para curarle las heridas. Al llegar a su casa, recibió un llamado de Churquina: “Esta vez te salvaste, la próxima te mato”, amenazó.

La justicia ordenó la detención del hombre pero la policía no lo encuentra. O no lo busca. Por esta razón, Adriana decidió visibilizar su drama en los medios, «para que vaya preso e impida su deseo de matarme a mí y a mi hijo. Tengo mucho miedo y no tengo respuesta del estado, de la policía y la justicia, por eso acudo a los medios”. 


 

x

Check Also

Avanzan en la creación del hospital permanente para el Servicio Penitenciario

Esta mañana, los ministros de Seguridad y Salud, Ekel Meyer y Gustavo Bohuid, se reunieron junto a sus equipos profesionales, para ...