Destacamos

Alejandro Vilca habló sobre los desafíos hacia el futuro: «Tenemos izquierda para rato»

«Hemos logrado algo histórico», repite Alejandro Vilca desde el domingo a la noche, cuando se conocieron los primeros resultados de las elecciones legislativas que lo llevarán a la Cámara de Diputados de la Nación el 10 de diciembre próximo, representando al Frente de Izquierda de los Trabajadores-Unidad de Jujuy. Y es histórico, sí. Uno de cada cuatro ciudadanos y ciudadanas jujeñas que fueron a votar en estos comicios lo hicieron por el FIT-U. Para Vilca, se trata de «un mensaje político» hacia los que «creen que tienen la vaca atada, que pueden llevarse todo por delante o que están por encima del pueblo».

«La izquierda ha aprovechado el descontento y la desilusión. Y este resultado es un reconocimiento a una fuerza que se ha mantenido consecuente», analizó en diálogo con El Submarino Radio (FM Conectar 91.5). 

El mismo día que Vilca asuma en su banca en Congreso Nacional, la izquierda jujeña abandonará sus lugares en la Legislatura provincial, las que obtuvo en 2017 y no logró sostener. El desafío para 2023, entonces, será recuperarlas, aunque Vilca admite que «va a ser una elección difícil» porque «siempre las ejecutivas son más difíciles para la izquierda». De todo modos, acepta lo que califica como «un desafío».

El ahora diputado nacional electo repasó lo que ocurrió en las elecciones provinciales del 27 de junio: «Quedamos afuera solamente por una maniobra fraudulenta del régimen provincial, con urnas abiertas, actas que no coincidían y una justicia que siempre le da la razón a ellos».

En este contexto, afirmó: «Tenemos que pelear contra todo eso. No nos queremos acostumbrar. Esto muestra el carácter de un régimen político en Jujuy muy retrógrado, con dos partidos. Pero no nos resignamos. Vamos a dar pelea».

El triunfo del último domingo fue, a su entender, un paso más en ese camino. «Podemos decir que la izquierda viene creciendo a pasos firmes en todo el interior, en toda la provincia, y eso nos causa mucha alegría. Tenemos izquierda para rato y, sobre todo, con mucha dirigencia joven que le pone un montón».

-Hasta ahora las figuras más visibles de la izquierda fueron usted, Natalia Morales, Gastón Remy algunas pocas más. ¿Se puede esperar un cambio de nombres para 2023?

Sí, lo tenemos planeado. Tenemos muy buenos dirigentes, como Miguel López en Ledesma, Julio Mamaní en Palpalá, que viene de una de las pocas victorias que hemos tenido en las elecciones de junio. Será cuestión de pensar cuál es la mejor estrategia para 2023, pero sí tenemos figuras nuevas, juveniles. Va a ser un desafío conformar un equipo que nos permita recuperar bancas. También, plantearnos en algunas localidades como Humahuaca, donde ahora salimos primeros, el único lugar donde logramos ganar, y en otras como Caimancito, en el ramal, donde también venimos creciendo, y en la puna también, como Abra Pampa o La Quiaca.

-El 10 de diciembre asume en el Congreso Nacional. ¿Qué le espera? 

-Ahora hay que seguir reforzando la bancada que tenemos con Nicolás del Caño, Myriam Bregman y Romina del Plá. Ya tenemos cuatro bancas y vamos a ponernos ya a trabajar porque la situación es bastante aguda, de crisis. Se habla de cómo pagar la deuda con el FMI, que pide más ajuste; se habla de reforma laboral. Son temas que a todos los argentinos nos preocupan y es necesario con urgencia tener una posición para defender los derechos del pueblo trabajador. Porque nos tienen acostumbrados, ya con Macri, a que siempre los platos rotos los pagaba el pueblo trabajador. Ahora hay que ver que no suceda lo mismo. Aunque cotidianamente vemos que la situación del pueblo no ha mejorado.

-¿Cómo analiza el voto? ¿Por qué la gente vota a Juntos por el Cambio, que fue su verdugo? 

-Yo creo que muchas veces una fuerza gana por sus virtudes pero otras veces gana por el defecto del adversario. Esto se ha combinado. Alberto Fernández no ha podido mostrar un plan que convenza al electorado y a amplios sectores que no mejoraron su situación. Eso quizás jugó con la ilusión, con la expectativa de amplios sectores que pensaban que con Alberto Fernández podía recuperar lo perdido, llenar la heladera y todo eso, pero no sucedió. Creo que este revés es un mensaje político. Las peleas internas no mejoraron la situación, porque cuando vos conducís, tenés que dar seguridad a los que estás conduciendo. Si te peleás es como que no sabés a qué rumbo te llevan, quién da el volantazo a un lado o al otro. Esa es la preocupación de muchos argentinos que han apostado por otra alternativa. En ese sentido Morales ha sacado una ventaja y en otro aspecto también la izquierda.

-En las PASO de septiembre, el 60 por ciento no votó al Frente Cambia Jujuy. Este domingo, los que no lo votaron son el 51 por ciento. ¿Cómo se entiende? ¿El FIT tiene que hacer algún trabajo para que la gente se entere de que está mal?

-Para nosotros es muy difícil competir contra los oficialismos. Hay una polarización a nivel nacional que se ha instalado y entrar en ese debate es muy difícil. Lo que pasa es que en Jujuy hay condiciones especiales. Hemos encontrado un Partido Justicialista, un Frente de Todos casi cómplice de Gerardo Morales al votarle todos los endeudamientos, los ajustes, los favores a los amigos. Esa ausencia de una oposición también ha sido un factor que le ha permitido al FIT acaparar un voto. Y nos da una responsabilidad para consolidarlo, contener y tratar de transformar a la izquierda mucho más en una alternativa electoral, pero también como una fuerza militante, porque no es solo tener votos sino con qué los aguantás.

Dejá tu comentario. [Nos reservamos el derecho de eliminar los contenidos ofensivos o discriminatorios.]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Piden la expulsión de la concejala Felisa Nieve del justicialismo

El diputado provincial del Frente de Todos /PJ Pedro Belizán, durante una conferencia de prensa, realizada en la ciudad de La ...