Detectan en Australia dos casos de la nueva cepa del Reino Unido

Australia informó este lunes que detectó dos casos de la nueva cepa de coronavirus que circula en Inglaterra en instalaciones de cuarentena dispuestas para viajeros.

El director de salud del estado australiano de Nueva Gales del Sur, Kerry Chant, dijo que los casos eran de viajeros que regresaban del Reino Unido, informó CNN.

Australia, que en total ha reportado más de 28.000 casos de coronavirus y más de 900 muertes,requiere que todas las llegadas internacionales, con algunas excepciones, se sometan a 14 días de cuarentena de hotel administrada por el estado.

La nueva cepa llevó a los vecinos europeos de Reino Unido y a varios otros países, desde Canadá a la India, a cerrar las puertas a los viajeros procedentes de ese país.

Se sabe poco de la última variante del coronavirus, pero expertos aseguran que las vacunas que se están desarrollando deberían ser efectivas para detenerla.

Países de Asia como Japón y Corea del Sur dijeron que estaban realizando seguimientos a la nueva cepa, incluso pese a que están batallando con un aumento de las infecciones a nivel doméstico.

Alarma europea

El descubrimiento de una nueva cepa de coronavirus en el Reino Unido encendió las alarmas de toda Europa, donde varios países anunciaron la suspensión de la comunicación aérea y terrestre con la isla, y la Unión Europea (UE) convocó para mañana a una reunión de crisis, mientras el virus seguía avanzando con fuerza en el resto del mundo y Rusia podría comenzar la semana próxima a inmunizar a mayores de 60 años.

Casi dos semanas después de que el Reino Unido se consagrara como la primera nación en iniciar la campaña de vacunación masiva con la dosis de Pfizer/BioNTech, que desde el 8 de diciembre y hasta anoche había inoculado a 350.000 personas, el ministro de Salud británico, Matt Hancock, reconoció que la nueva cepa de coronavirus está «fuera de control».

Las autoridades británicas confirmaron 326 fallecidos en las últimas 24 horas, en el primer día del nuevo confinamiento en Londres y el sudeste de Inglaterra por el repunte de contagios, asociado en parte a la nueva cepa del virus que se propaga 70% más rápido que la original aunque no hay indicios de que sea más mortífera ni inmune a las vacunas, según los primeros estudios.

El país se enfrenta a «un momento muy difícil de controlar hasta que llegue el desembarco de la vacuna», advirtió Hancock sobre el nuevo escenario, en una entrevista con la televisora británica Sky News citada por la agencia Europa Press, mientras el anuncio del aislamiento provocaba embotellamientos en las rutas y aglomeraciones en estaciones.

La noticia de la mutación del virus también puso en vilo a los países europeos y la Organización Mundial de la Salud (OMS) pidió a sus miembros que «refuercen sus controles».

«Por toda Europa, allí donde la transmisión sea alta y esté extendida, los países deben reforzar sus procedimientos de control y de prevención», indicó una vocera de la OMS para Europa.

Según la OMS y la Agencia Europea de Control de Enfermedades (ECDC), ya se notificaron nueve casos en Dinamarca, uno en Países Bajos y otro en Australia.

Luego de que varios países europeos (Austria, Bélgica, Francia, Irlanda, Italia y Países Bajos) anunciaran que a partir de esta medianoche se suspenderían las conexiones aéreas, y en algunos casos marítimas y ferroviarias, con el Reino Unido, los embajadores de la UE decidieron concertar una reunión de crisis el lunes en Bruselas para abortar el tema.

Alemania analizaba una medida similar y en su caso la suspensión incluiría además a Sudáfrica, donde también se halló una nueva cepa del virus, que aún está siendo investigada.

En las últimas horas, el ministro de Salud de ese país, Jens Spahn, dijo a la cadena de televisión pública ZDF que «tras las discusiones que han tenido lugar entre expertos de las autoridades europeas», la nueva variante del virus «no tiene ningún impacto en las vacunas» que siguen siendo «igual de eficaces».

La alarma británica trascendió Europa e Israel dispuso que los ciudadanos extranjeros procedentes de Inglaterra, Dinamarca y Sudáfrica no podrán ingresar al país hasta nuevo aviso, mientras los israelíes que regresen de aquellos tres países deberán hacer cuarentena en los hoteles del coronavirus.

¿Qué opinás?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Ivermectina: Todavía sin aprobación de Anmat

Pese a que cinco provincias recomendaron su uso para tratamiento de pacientes con Covid-19 o en la prevención de personal de ...