Fujimori anticipó que no va reconocer la eventual victoria de Castillo en el balotaje en Perú

La candidata de derecha a la Presidencia de Perú, Keiko Fujimori, anunció que no va reconocer la victoria de su rival de izquierda, Pedro Castillo, si el jurado electoral finalmente lo proclama ganador del balotaje del 6 de junio.

«Dicen que en pocas horas o días van a consumar el fraude en mesa y nosotros les decimos que no vamos a aceptarlo», declaró Fujimori ayer en un acto público en Lima, mientras el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) avanza en resolver las impugnaciones de miles de sufragios antes de proclamar al nuevo presidente.

«A lo largo de estas semanas hemos visto tantas denuncias de irregularidades y quieren apresuradamente lanzar un resultado», agregó Fujimori, quien denuncia que hubo «fraude» en los comicios, sin aportar pruebas concluyentes.

Las cinco misiones de observadores electorales internacionales que actuaron en el balotaje, incluida una de la Organización de Estados Americanos (OEA), dijeron que los comicios fueron limpios.

También Estados Unidos declaró que se trató de «elecciones libres, justas, accesibles y pacíficas», que constituyeron un «modelo de democracia en la región».

Mientras la candidata de derecha continúa buscando la anulación de las elecciones de junio, la Fiscalía de Perú abrió diligencias previas en su contra por un «delito contra el derecho de sufragio en la modalidad de perturbación o impedimento del proceso electoral».

Fujimori tiene otras causas abiertas por corrupción y financiación irregular de su campaña. La investigación tiene su base en grabaciones de llamadas de Vladimiro Montesinos, quien fuera asesor principal durante el gobierno del padre de Keiko, Alberto Fujimori, en 1990-2000, y está preso en la Base Naval del Callao.

En esos audios, Montesinos intentó coordinar con dirigentes de Fuerza Popular (FP, el partido de Keiko) sobornos a autoridades electorales y mencionó movimientos de dinero que llevaron a la fiscalía a sospechar que hubo aportes irregulares y lavado de activos.

Paralelamente, FP presentó alrededor de 760 solicitudes de nulidad de actas de votación de la segunda vuelta del 6 de junio.

Castillo se impuso a Fujimori por 44.240 votos entre más de 17,6 millones de sufragios válidos (50,125% a 49,875%), según el escrutinio de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), finalizado el 15 de junio.

Pero la palabra final sobre la proclamación del presidente electo la debe dar el JNE una vez que dirima las impugnaciones presentadas principalmente por la candidata de derecha, aunque algunas también por la agrupación del sindicalista de izquierda.

Mientras los peruanos esperan desde hace más de un mes para conocer oficialmente quién será el presidente que debe asumir en poco más de dos semanas -el 28 de este mes-, los órganos electorales están bajo asedio del fujimorismo, que busca que el balotaje sea anulado y se convoque a nuevas elecciones.

En la investigación se incluye a Fujimori y a la congresista por FP Liliana Takayama, a quienes se acusa de «atentados contra el derecho de sufragio, contra la función jurisdiccional en la modalidad de falsa declaración en procedimiento administrativo y en la modalidad de fraude procesal y contra la fe pública en la modalidad de falsedad genérica», según el diario peruano La República.

La Fiscalía también detectó 27 recibos por derecho de tasa electoral que habrían sido reutilizados en diferentes expedientes de nulidad. Uno de ellos incluso fue fotografiado y editado con diferente calidad de imagen, «por lo que habrían actuado en forma dolosa y fehaciente con plena finalidad de inducir al error al ente electoral».

Fujimori pidió el 28 de junio al presidente Francisco Sagasti que solicitara una «auditoría internacional» de los comicios, pero su pedido fue rechazado.

El Gobierno argumentó que la ley le prohíbe inmiscuirse en la contienda electoral y que cualquier irregularidad debe ser resuelta por el JNE.

La candidata lanzó ayer dardos contra Sagasti, al cierre de una bulliciosa caravana de vehículos que recorrió calles de la ciudad. «Él se llena la boca diciendo que es neutral, que es imparcial; presidente Sagasti, usted tuvo y todavía tiene la oportunidad histórica de pasar a ser un presidente que defendió la democracia, atrévase», expresó Fujimori en el mitin efectuado en la plaza de los Héroes Navales, consignaron también los principales diarios locales.

En el lugar cientos de fujimoristas acampan desde hace una semana para «defender» sus votos. Lo mismo hacen seguidores de Castillo a pocas cuadras, en la plazoleta situada frente a la sede del JNE.

“Tenemos un sistema electoral que ha funcionado sin la más mínima interferencia por parte del Poder Ejecutivo, todo se ha ceñido a las reglas establecidas; las misiones de observación internacional, todas, han indicado que el proceso no ha sido fuera de lugar”, reiteró Sagasti en una entrevista publicada hoy por el diario El Comercio.

El mandatario subrayó que “hasta la segunda vuelta en la noche, los dos finalistas dijeron que las elecciones eran limpias y sin problemas, y que el gobierno no debería intervenir”.

Castillo, mientras tanto, se mantuvo sin confrontar públicamente con Fujimori y continuó realizando una serie de reuniones con dirigentes de varios partidos, con vista a la conformación de su eventual equipo de gobierno.

¿Qué opinás?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Panamá: Se cumplen 40 años de la misteriosa muerte de Omar Torrijos

El general panameño Omar Torrijos, fallecido hace 40 años en un misterioso accidente aéreo cuando realizaba una inspección militar, firmó en ...