Destacamos

Los supremos quieren manejar un país avalado por el Círculo Rojo

Por Juan Enrique Giusti, abogado. Estamos viviendo tiempos revoltosos, hay cambios de paradigmas. Argentina no tiene definido un modelo de país. Tenemos un empate hegemónico entre dos formas de entender la sociedad y sus relaciones de producción.

Recientemente el economista y politólogo Eduardo Crespo, profesor de la Universidad Federal de Río de Janeiro y de la Universidad Nacional de Moreno, planteaba en una excelente nota publicada en la Revista Anfibia (de propiedad de la Universidad Nacional de San Martin) que según muchos analistas la Argentina está en una situación de «empate hegemónico» entre dos modelos, que la paraliza.

Pero a su vez cada modelo, el «neoliberal» por un lado y el «nacional y popular» por el otro, así los denominaba, tiene hacia adentro una situación de empate de qué es cada uno y qué es lo que hay que hacer. También esto lo plantea de manera genial Eduardo Crespo.

En medio de esa discusión de los modelos de país, salió el fallo de la Corte Suprema sobre la autonomía de la CABA (Expte Nº 567/2021 – Secretaría de Juicios Originarios).

Jurídicamente el fallo está mal, porque pese al invento de la “CIUDAD AUTÓNOMA”, es una forma de elevado por el fallo de la CSJN al rango de “CIUDAD FEDERAL” es una reforma constitucional por la voluntad de 4 argentinos, dos de los cuales no tienen la dignidad para estar allí (Rosenkrantz y Rosatti).

Si bien el Artículo 129 dispuso que: La ciudad de Buenos Aires tendrá un régimen de Gobierno autónomo con facultades propias de legislación y jurisdicción, y su jefe de gobierno será elegido directamente por el pueblo de la ciudad”, continúa diciendo que: “Una ley garantizará los intereses del Estado nacional mientras la ciudad de Buenos Aires sea capital de la Nación”.

No obstante, la disposición transitoria séptima ordena: “El Congreso ejercerá en la ciudad de Buenos Aires mientras sea capital de la Nación las atribuciones legislativas que conserve con arreglo al Artículo 129”.

Pero la CSJN en el considerando 7º dijo: “Con este reconocimiento los constituyentes reformadores introdujeron a la Ciudad como un actor pleno del sistema federal, modificando radicalmente por esa vía la histórica premisa según la cual la unión nacional requería suspender la participación porteña en el diálogo federal en virtud de su elección como capital federal.” (Expte Nº 567/2021).

Con esto hay una reforma constitucional sin el procedimiento previsto, y eleva a la Ciudad de Buenos Aires (CABA) a la altura de una provincia. Volvimos a la situación anterior a la federalización del Municipio de Buenos Aires en 1880, con todo lo que ello significa. Si la CABA es una Provincia, la ley de federalización de Avellaneda–Roca es letra muerta.

La cuestión de la federalización de la CABA fue crucial para la Generación del 80 para lograr el crecimiento del país.

Tampoco puedo soslayar que no es el primer fallo de la Corte Suprema «mojándole la oreja» al Gobierno, es una prueba más que se encuentra envalentonada contra el Gobierno de Alberto Fernández, que el poder económico sigue vigente y que Alberto Fernández no está arrancando en términos políticos.

A los problemas del empate hegemónico de fuerzas tenemos que analizar que en medio de la angustia de la población hay ministros como Juan Cabandié, que llaman a cambiar la dieta argentina, netamente carnívora, por una vegana, para cuidar a los “animalitos”.

Estamos en medio de la discusión por el precio de la carne, recibiendo acusaciones por parte de la derecha, ante la caída de su consumo por el aumento del precio de la misma, y el Ministro les da letra.(1)

Ojo, capaz que Juan Cabandié tiene razón, pero de algo si estoy seguro es que la industria de la carne significa desarrollo, es una fuente de divisas y de trabajo digno para miles de argentinos. La verdad que hacerlo en este momento, parece que es en joda. Sumamente inoportuno.

Mientras tanto el ministro Matías Kulfas se rompe la cabeza con cómo dar soluciones a las pymes, como el programa que largó ayer a través de la Agencia Nacional de Capacitación Pyme. Pero su anuncio no fue conocido, a pesar de ser la noticia más importante de la semana en términos económicos.

La falta de coordinación de los ministros y de resolución del empate hacia adentro del Frente de Todos, va a ser la causa de la vuelta de la derecha a la Casa Rosada, y va a ser tarde para lamentarnos.

El panorama es el siguiente: Una Corte Suprema que te hace con un fallo una reforma constitucional, la derecha que está al acecho para volver al poder y los miles de errores no forzados como los de Juan Cabandié, que van a provocar el peor de los males la vuelta de un modelo de exclusión a la Casa Rosada

Espero que Alberto Fernández, Cristina Fernández de Kirchner, Santiago Cafiero tomen nota de esto y se resuelva pronto, porque el desastre de que vuelva a gobernar una alianza del PRO y la UCR va a ser mayúsculo.

Yo aviso nomás…

(1) Al cierre de esta columna, Juan Cabandié dio de baja la campaña, al menos por ahora y en Twitter.

¿Qué opinás?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

La carta del general Valle a Aramburu: «Usted tendrá la satisfacción de haberme asesinado» 

«Dentro de pocas horas usted tendrá la satisfacción de haberme asesinado. Debo a mi Patria la declaración fidedigna de los acontecimientos. ...