Destacamos

Ojalá que el sol salga para todos: Aquí llovió mucho estos cuatro años

Por Alejandro Cano

Hoy asume el gobierno central de nuestro país Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner. Lo que parecía imposible hace un par de meses hoy es la realidad de un poder que cambia de sentido en la vida de todos los argentinos.

El contexto regional será adverso al pos kirchnerismo de AF. Los países de América del Sur se sumergieron en un callejón sin salida del neoliberalismo vernáculo con sus conocidas recetas de ajuste del gasto público y represión de la protesta popular. Y en este sentido todo parece indicar que el clima de época parece reposar en una inquietante inestabilidad de un poder neoliberal que ha recuperado Bolivia y Uruguay y que al mismo tiempo se afianza en Brasil y Chile, y es con estos vecinos próximos y con sus líderes con los que Alberto deberá convivir en el período a corto plazo.

El peronismo volvió al poder en primera vuelta y dejó boquiabiertos a propios y extraños. Afortunadamente para las mayorías de profesionales, trabajadores, desocupados, autónomos y pequeños comerciantes, esta pesadilla parece llegar a su fin. Los desafíos de reactivar la economía de manera urgente con la suba de salarios y jubilaciones y pensiones parece ser la primera medida de un mercado interno fuertemente golpeado por la dolarización de las  tarifas de los servicios públicos y la megadevaluación del peso, que generaron una inflación que comió el bolsillo de los que trabajan en Argentina.

Se va un gobierno que mostró su faceta más cruel en la quita de pensiones por discapacidad. Con eso basta para demostrar el verdadero rostro de los que gobernaron estos cuatro años de plomo, persecución y saqueo de recursos para restablecer el sueño de una oligarquía parásita que odia a su pueblo y sueña con un país para el 10% de sus habitantes. Gobernaron con una sádica sonrisa en cada anuncio, endeudando al país en una vorágine de giro de dólares para la patria financiera, los agro exportadores, las multinacionales y las mineras.

Hoy se van. La esperanza renace en una sociedad desgastada y que seguramente exigirá resultados a corto y mediano plazo y en el que la intolerancia a cualquier gesto de corrupción sellará  un nuevo signo de nuestra época. Y está bien que así sea, por eso la importancia en una gran reforma y democratización del poder judicial. El poder en las sombras debe salir a la luz.

En Jujuy Gerardo Morales inauguró por cuarta vez el gran sueño de Cauchari. Pero todo indica que solamente se habría terminado con la instalación de los paneles solares y que la energía que predica poder vender el gobernador dista mucho de ser realidad hasta que se construya el interconectado a la red  energética nacional. Por otra parte el proceso de pesificación de las tarifas de energía eléctrica anunciado por el nuevo gobierno nacional, dejaría al proyecto con la mitad de recursos que desde el radicalismo se vociferó a viento y marea que generaría.

El líder radical jujeño está nervioso. Y es que durante estos años dilapidó los recursos de una provincia empobrecida y hoy no puede mostrar resultados concretos de haber podido construir una escuela o un centro de salud, a no ser la repavimentación de la ruta 2 donde viven familiares directos del contador.

Sólo le queda rezarles a los santos del Frente de Todos. Pero parece que allá no creen en las falsas promesas de Gerardo y se avecina un veinte veinte complicado para los que habitamos este suelo de frontera.

Ojalá que el sol salga para todos. Aquí llovió mucho estos cuatro años

¿Qué opinás?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Vuelos de lujo a la Antártida para ver el paisaje, otra idea de las aerolíneas frente a la crisis 

La actividad aerocomercial es una de las más afectadas por la pandemia de coronavirus. En todo el mundo, las compañías aéreas ...